La izquierda mantuvo Montevideo y creció en el interior de Uruguay

Mundo

Bajo el influjo de la asunción de Tabaré Vázquez, la izquierda uruguaya mostró ayer un fuerte avance en los comicios municipales. Como se descontaba, retuvo Montevideo -que controla desde 1990-, pero a eso sumó su triunfo en Canelones, el segundo distrito en importancia. El Encuentro Progresista-Frente Amplio se impuso, además, en Paysandú y Salto, y peleaba voto a voto en Maldonado. En este último -que incluye a Punta del Este- un gobierno de izquierda podría aportar la novedad de una fuerte suba impositiva para los inmuebles. El Partido Nacional realizó una aceptable elección, mientras que el Colorado fue el gran derrotado. Vázquez, quien controla además las dos cámaras del Congreso, consolida así su poder.

Montevideo - A sólo dos meses de asumir, Tabaré Vázquez obtuvo un rotundo respaldo al imponerse la coalición oficialista Encuentro Progresista-Frente Amplio (EP-FA) en los principales distritos de Uruguay en las elecciones municipales de ayer, de acuerdo a proyecciones de encuestadoras.

El Partido Nacional (PN) alcanzaba resultados aceptables en algunos de sus bastiones del centro del país, en tanto que el Partido Colorado (PC) confirmaba su debacle al haber obtenido sólo una intendencia: Rivera.

El centroizquierda uruguayo renovó la clara mayoría que mantiene en Montevideo desde 1989 y extendió su dominio por primera vez en la historia a al menos Canelones, Salto, Rocha y Paysandú
, indicó la consultora Factum.

El intendente electo de Montevideo, Ricardo Ehrlich, fue decano de la Facultad de Ciencias de la Universidad de la República y se formó en su país natal y en Francia. Como hombre del Movimiento de Participación Popular Tupamaros, Ehrlich, de 56 años, pertenece al sector de la izquierda más ideológica del EP-FA y responde al liderazgo del actual ministro de Agricultura, José Mujica.

• Ampliación

El resultado de los comicios, que anoche era moderadamente celebrado por los frenteamplistas en la explanada municipal-sobre la céntrica Avenida 18 de Julio, amplía el poder institucional del oficialismo mucho más allá de Montevideo, el principal distrito electoral que alberga a más de 40% del padrón de 2.474.676 uruguayos habilitados.

En la capital, la ventaja de 35 puntos de Ehrlich por sobre el colorado Pedro Bordaberry (60% a 25%) hace pensar que deberán pasar varias elecciones para que se modifique la hegemonía frenteamplista, teniendo en cuenta las características estables del comportamiento electoral de los uruguayos.

• Voto a voto

La madre de todas las batallas era considerada Maldonado, el estratégico distrito del que forma parte Punta del Este. Enrique Antía, del PN, disputaba voto a voto al cierre de esta edición con el frenteamplista Oscar de los Santos, cada uno con cerca de 47% de los votos, según la consultora Cifra, quedando el Partido Colorado en un nivel marginal de 3%.

De los Santos es un ex comunista que viró hacia posiciones cercanas al centro. Teniendo en cuenta que ayer rigió la ley de lemas en las elecciones municipales, hay que interpretar que
el electorado apuntó hacia un cambio pero optando por el sector más moderado del EPFA. Ello ocurrió en Maldonado, donde De los Santos superó al también frenteamplista-Darío Pérez, y en otros departamentos en los que el oficialismo alcanzó guarismos exitosos.

Para Factum, el EP-FA arrebataba al PN Rocha (46% a 37%) y Paysandú (49% a 43%). En ambos casos el Partido Colorado obtenía menos de 10%, lo que no ocurrió en Salto, donde alcanzó 25% aunque se ubicó tercero, detrás del EP-FA (41%) y el PN (35%).

• Euforia

La magnitud de la victoria en Canelones, el segundo distrito del país, llevó euforia a la sede del Frente Amplio en la calle Colonia. Canelones, lindante con Montevideo, alberga a 333.347 electores, 20% del total del padrón del interior. Allí la victoria del frenteamplista Marcos Carámbula fue de casi cuarenta puntos por sobre los blancos (63% a 24%). Como un aporte más a la crisis del PC de los ex presidentes Jorge Batlle y Julio María Sanguinetti, esta formación -que gobernaba en Canelones desde 1994- alcanzó 5% de los votos.

A los colorados sólo los consolaba anoche el desempeño del candidato montevideano Bordaberry, que triplicó los votos alcanzados por su partido en las presidenciales de octubre. El PN logró conservar Colonia, San José, Lavalleja, Cerro Largo, Durazno y Tacuarembó. De acuerdo a las proyecciones, habría arrebatado a los colorados Río Negro y Artigas.

Dejá tu comentario