Los laboratorios ya salen a probar si sus vacunas protegen contra la mutación del coronavirus

Mundo

Lo anunciaron el alemán BioNTech y el estadounidense Moderna, los primeros en lograr aprobaciones de emergencia. Hay optimismo, pero piden al menos dos semanas para tener certezas.

Zúrich y Fráncfort - Empresas farmacéuticas como BioNTech-Pfizer y Moderna, que han hecho punta en la aprobación de emergencia de vacunas contra el covid-19 a nivel internacional, decidieron poner a prueba la efectividad de sus desarrollos para bloquear la nueva variante de propagación rápida del coronavirus que está diseminándose en el Reino Unido y otros países, un nuevo desafío en la vertiginosa carrera por frenar la pandemia.

Ugur Sahin, director ejecutivo de la alemana BioNTech -que tardó menos de un año para lograr junto a la estadounidense Pfizer para lograr la aprobación de su vacuna-, dijo ayer que dentro de dos semanas sabrá si su proyecto también inmuniza contra la nueva variante del virus SARS-CoV-2, conocida como B.1.1.7.

En tanto, el laboratorio estadounidense Moderna espera que su vacuna resulte también efectiva contra la nueva cepa y realizará pruebas para confirmarlo en las próximas semanas, anunció la compañía en un comunicado.

La mutación puede ser hasta un 70% más contagiosa y genera mayor preocupación respecto a los niños. Dado su potencial enorme de propagación, podría llevar a colapsar más rápidamente los sistemas de salud nacionales, además de incrementar severamente el número de muertes, incluso si su tasa de letalidad no resulta menor, como se cree hasta ahora.

Responsables de los diferentes proyectos de vacuna creen que estos deberían ser efectivos contra la nueva cepa, pero la realidad es que no hay certezas y no se sabe si el nuevo escenario obligará a los laboratorios a modificar sus productos (ver aparte).

La mutación B.1.1.7 ha sembrado el caos en el Reino Unido y provocó una ola de prohibiciones de viaje que están interrumpiendo el comercio con Europa y amenazando con aislar aún más al país (ver recuadro aparte).

Este hecho, sumado a la fuerza de la segunda ola de contagios, sobre todo en el hemisferio norte, provoca dudas acerca de las posibilidades de que la economía global se reactive con fuerte en 2021. Ese sentimiento ha provocado caídas en los últimos días en los principales mercados accionarios y en el del petróleo.

Sahin dijo que ya se han contabilizado nueve mutaciones del virus. Si bien el ejecutivo no cree que ninguno sea lo suficientemente fuerte como para eludir la protección brindada por la vacuna de BioNTech, aprobada el lunes por la Unión Europea, sostuvo que se necesitan unos 14 días más de estudio y recopilación de datos antes de ofrecer una respuesta definitiva.

“Científicamente, es muy probable que la respuesta inmune de esta vacuna también pueda lidiar con esta variante del virus”, señaló en diálogo con periodistas. “La vacuna contiene más de 1.270 aminoácidos y solo 9 de ellos han cambiado (en el virus mutante). Eso significa que el 99% de la proteína sigue siendo la misma”.

La farmacéutica alemana CureVac, en tanto, dijo que no espera que la variante afecte la eficacia de su vacuna experimental, que se basa en la misma tecnología de ARN mensajero (ARNm) utilizada por Pfizer-BioNTech.

La compañía comenzó la semana pasada ensayos clínicos en etapa tardía sobre su candidata a vacuna y está revisando constantemente variantes, que dice son comunes a medida que se propagan los virus.

Aunque hay múltiples mutaciones, dijo, la mayoría de los sitios del virus que son reconocidos por la respuesta de las células T del cuerpo no cambian y también se conservan múltiples sitios de unión de anticuerpos.

En el mismo sentido se han expresado los responsables de la Sputnik V, elaborada por el laboratorio ruso Gamaleya y que llegaría a la Argentina esta misma semana.

Dejá tu comentario