16 de marzo 2016 - 00:16

Lula aceptó y será el nuevo jefe de Gabinete de Dilma

Lula aceptó y será el nuevo jefe de Gabinete de Dilma
El ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva aceptó ser el jefe del gabinete de la mandataria Dilma Rousseff, con quien acordó su incorporación al gobierno con amplios poderes, lo cual además le garantizará fueros en la causa por corrupción en Petrobras.

Su nombramiento fue criticado por la oposición. 

Lula aceptó integrarse al gobierno luego de una reunión con Rousseff en el Palacio de Alvorada,, según informaron el diputado José Guimaraes, jefe del bloque del gobierno y Afonso Florence, titular de la bancada del oficialista Partido de los Trabajadores en la Cámara Baja.

"Esto es para que Lula huya de la Justicia, del juez Sergio Moro" a cargo de la causa por el "Petrolao", dijo el diputado Antonio Imbassahy, jefe del bloque del opositor Partido de la Socialdemocracia Brasileña. 

El diputado oficialista Florence rebatió la acusación de Imbassahy al decir que la "presidenta Dilma va a continuar dando total independencia a la Justicia incentivando las investigaciones" en el escándalo de la petrolera Petrobras.  

El senador del opositor Demócratas, Agripino Maia sostuvo que con la llegada de Lula la presidenta Rousseff asumirá un papel secundario.

"Dilma está renunciando a la función de presidenta, ahora será una figura de segunda importancia, esto va a aumentar la confusión y no se sabrá quien manda en el gobierno. Con la llegada de Lula se pierde nitidez en el comando del país", dijo Maia.

En cambio para el vice líder del bloque de diputados del gobierno, Silvio Costa, la llegada de Lula no va a eclipsar a Rousseff.

"Dilma va a continuar gobernando porque éste es un régimen presidencialista, Lula llega para ayudar. . . él da un ejemplo ser un hombre preocupado con el país", declaró Costa.   

Lula asumirá como ministro con "amplios poderes" y no se descarta que con su llegada haya una "reforma" en el gobierno que incluya cambios en el área económica y otros sectores.

Grupos opositores que el domingo pasado participaron en una multitudinaria serie de marchas contra el gobierno anunciaron un nuevo acto, ahora en repudio de Lula, para el próximo 30 de marzo.  

La llegada de Lula también podría implicar el alejamiento del presidente del Banco Central brasileño, Alexandre Tombini.

Lula y su Partido de los Trabajadores (PT) han pedido públicamente un alejamiento de la austeridad hacia un aumento del gasto público para reactivar una economía estancada en la peor recesión en décadas.

El PT pidió que el Banco Central rebaje las tasas de interés de Brasil, que están entre las más altas del mundo, y que use las reservas internacionales para alentar la inversión.

Dejá tu comentario

Te puede interesar