Se palpa en Brasil un clamor popular para que Lula sea candidato en 2022

Mundo

El expresidente mantiene una importante base electoral y es favorito para vencer a Bolsonaro. No obstante, debe unificar a la izquierda.

La recuperación de los derechos políticos por parte del expresidente de Brasil Lula da Silva, el lunes, puso de inmediato al líder de izquierda en el escenario electoral del próximo año, como el único dirigente con capital político para sacar del poder al ultraconservador Jair Bolsonaro.

Incluso cuando aún pesaban sobre él dos condenas y una tercera causa abierta, Lula fue confirmado el domingo como el candidato favorito para las elecciones presidenciales por una encuesta de Ipec. El sondeo arrojó una intención de voto del 50% frente a un 38% de Bolsonaro.

Fernando Haddad, quien ocupó el lugar de Lula como candidato del Partido de los Trabajadores (PT) en los comicios de 2018 luego de que el entonces juez Sérgio Moro condenara al exmandatario por corrupción, consideró natural que el ex líder metalúrgico aspire a regresar al gobierno de Brasil.

"La justicia es un hecho que hay que celebrar. La candidatura de Lula es un resultado natural", dijo. En las redes sociales, Haddad escribió que "para la justicia, la lucha siempre cuenta. Sin ella, no hay paz".

Lula, no obstante, enfrenta el reto de encolumnar detrás suyo a una izquierda fragmentada.

Pocas horas antes de la anulación de los juicios contra Lula, el líder del Partido Democrático Trabalhista (PDT, centroizquierda), Ciro Gomes, tercero en las elecciones de 2018 con 12% de los votos, rechazó tajantemente apoyar su eventual candidatura: "No cuenten conmigo para ese circo", declaró.

El líder del Partido Socialismo y Libertad (Psol), Guilherme Boulos, consideró en cambio este lunes que "el momento es demasiado grave como para priorizar debates sobre protagonismos".

Pero "si la oposición llega con cuatro o cinco candidatos, corre el riesgo de no ir a la segunda vuelta. Yo voy a trabajar por la unidad", agregó, en lo que fue visto como un guiño al líder histórico del PT.

El senador Jaques Wagner, exjefe de gabinete de Dilma Rousseff, dijo que los "fanáticos del Flamengo do Corinthians" quieren que Lula se presente.

“Quiero que sea él. Esta se convirtió en su decisión. Si quiere, no hay discusión en el PT, será candidato”, aseguró.

La presidenta del PT, Gleisi Hoffmann, una de las más fieles defensoras del expresidente de Brasil, aseguró que "el rescate de los derechos políticos le da otra dimensión en el proceso político".

“Hoy no hablamos de 2022 con Lula. Ahora es el momento de celebrar. Lula siempre ha sido nuestro candidato, pero eso depende de él”, afirmó.

El diario Globo, tradicionalmente opositor a los gobiernos del PT, admitió en un editorial este martes que Lula está de regreso en el juego político de Brasil.

La habilitación electoral de Lula "es una buena noticia que llega en un buen momento, porque la situación política del país es siniestra, dramática", afirmó a la AFP una empleada bancaria de Rio de Janeiro, Andrea Bondim.

En las redes sociales el entusiasmo de los seguidores del líder izquierdista por que sea candidato fue masivo. Como contraparte, el mercado financiero mostró su malestar con la decisión. La Bolsa de Sao Paulo, que caía 1,5% antes del anuncio, cerró con una pérdida de 4% y el real se depreció frente al dólar.

Dejá tu comentario