El PP arrasó en Madrid y consolidó el peso de la derecha en la política local

Mundo

El conservador Partido Popular, de la mano de Isabel Díaz Ayuso, ganó 64 de los 136 escaños. Si bien no le alcanzó para la mayoría absoluta, supone un triunfo holgado sobre el PSOE, que vio derrumbarse su caudal electoral.

La derecha española y su figura ascendente, Isabel Díaz Ayuso, obtuvieron este martes un triunfo holgado en las elecciones regionales de Madrid, infligiendo una derrota a los socialistas del presidente del gobierno, Pedro Sánchez, según resultados parciales.

Díaz Ayuso, la presidenta regional y candidata a la reelección del Partido Popular (PP), ganó 65 de los 136 escaños del parlamento regional, más del doble de escaños que en los anteriores comicios, en 2019.

De su lado, los socialistas caían a 25 escaños, un derrumbe histórico con 12 menos que hace dos años.

De todas maneras, al no haber alcanzado la mayoría absoluta de 69 escaños, Díaz Ayuso se verá en la necesidad de contar con el apoyo de las 13 bancas del partido de extrema derecha Vox para volver a gobernar la región más rica de España, dirigida por gobiernos conservadores desde hace 26 años.

Frente a cientos de personas reunidas frente a la sede del PP en Madrid, el líder nacional del partido, Pablo Casado, celebró junto a Díaz Ayuso los resultados, asegurando que "hoy Madrid ha hecho una moción de censura democrática al sanchismo (gobierno de Sánchez)".

La periodista terminó de consolidarse hoy, con su cómodo triunfo en las elecciones de la Comunidad de Madrid, como una de las figuras centrales de la política española, en base a propuestas arriesgadas, la libertad como bandera contra las restricciones sanitarias y una fuerte exposición mediática.

Nació el 17 de octubre de 1978, hija de madre ama de casa y padre comerciante de artículos médicos, Díaz Ayuso se declara amante del cine, los viajes y el deporte, fanática de Depeche Mode y admiradora de Isabel la Católica.

En apenas dos años de gestión, llevó al Partido Popular a duplicar el número de bancas en el Congreso madrileño: de los 30 de 2019 a los 65 que logró hoy en las urnas.

"Hoy empieza un nuevo capítulo en la historia de España, porque hoy desde Madrid vamos a recuperar el orgullo, la convivencia, la unidad y la libertad que necesita España", festejó frente a sus seguidores.

Pasaron varios años desde que, a los 24, se independizó y a los 25 se afilió al PP. Ahora, con 42, ya licenciada en Periodismo, enfrentó con apenas medio año de gestión la pandemia de coronavirus con una estrategia cuestionada desde el Gobierno central socialista, pero, evidentemente, celebrada por la mayoría de los habitantes de Madrid.

Para sorpresa de muchos, en marzo rompió su alianza con el partido centrista Ciudadanos y llamó a elecciones anticipadas, de las que hoy surgió como ganadora indiscutible.

Aunque Madrid tiene la cifra acumulada más alta de contagios y decesos del país, Díaz Ayuso mantuvo abiertos bares y restaurantes, lo que la empujó a acuñar la idea de la ciudad como "capital de la libertad"

Fotogénica, con una media melena ondulada de color castaño, esta mujer se convirtió en una suerte de ídolo pop de la facción más conservadora del PP, con un estilo a menudo cizañero y controvertido, según describió la agencia de noticias AFP.

Lo que vive hoy la dirigente es un verdadero ascenso meteórico. Hace solo unos años atrás gestionaba la cuenta en la red Twitter de "Pecas", el perro de la entonces presidenta regional madrileña del PP, Esperanza Aguirre (2003-2012).

Díaz Ayuso colaboró varios años como periodista deportiva y trabajó en Irlanda y Ecuador antes de unirse a las juventudes del PP madrileño que lideraba entonces Pablo Casado, ahora jefe del partido y quien la eligió candidata para la elección autonómica en Madrid de mayo de 2019.

Perdió esas elecciones, pero retuvo el mando con una coalición de signo conservador.

Ahora está en medio de todos los focos y, de alguna manera, empieza a hacerle sombra a su propio mentor. Su gestión en los próximos dos años resolverá su futuro político.

Dejá tu comentario