Marina Silva, la gran sorpresa en las presidenciales de Brasil

Mundo

La candidata del Partido Verde (PV), Marina Silva, obtuvo casi 20 millones de sufragios, lo que equivale a más del 19% del total de votos válidos, en las elecciones a presidente en Brasil.

De origen muy humilde, analfabeta hasta los 16 años, la ex ministra de Medio Ambiente del gobierno de Lula fue la tercera en discordia, en una elección polarizada entre dos candidatos: la oficialista Dilma Rousseff (PT), que obtuvo algo más del 46% de los votos y el opositor José Serra (PSDB), con el 33%.

Tras duplicar su índice de intención de votos en pocas semanas y convertirse en la gran sorpresa de la disputa, Silva será la "novia codiciada" tanto por Rousseff como por Serra de cara a la segunda vuelta.

Si bien la ambientalista anticipó que pretende mantenerse neutral, dirigentes de su partido expresaron a la prensa su disposición de aliarse al opositor PSDB.

Tras las elecciones, Silva dijo que en la campaña electoral ella fue un "David" que enfrentó a "Goliat", en referencia a sus principales rivales.

"Que Dios bendiga nuestro país, nuestra oración, y que sea lo mejor para Brasil. Fue una lucha de David contra Goliat, acertamos la primera pedrada y promovimos el debate", indicó luego de votar en Río Branco, la capital del estado amazónico de Acre, en el extremo occidental del país, de donde es oriunda.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario