Matan a otros once soldados de EE.UU. el fin de semana

Mundo

Bagdad (ANSA, AFP, EFE) - Pese al retiro del bastión sunnita de Falluja, la situación se sigue agravando en Irak para las fuerzas ocupantes, con la muerte de 11 soldados estadounidenses en cuatro ataques lanzados por la resistencia iraquí el fin de semana cerca de Bagdad.

En tanto, en medio del escándalo por las torturas y humillaciones a los prisioneros iraquíes, autoridades británicas se disponían a arrestar a seis militares involucrados en los hechos denunciados.


Los ataques contra estadounidenses se produjeron en la periferia de la ciudad chiita de Amara, en Kirkuk y en Al Anbar. Dos soldados murieron por la madrugada durante un ataque en el noroeste de la capital, hecho en el que un civil y dos miembros de la defensa civil iraquí (ICDC) resultaron heridos.

Otros dos soldados fueron hallados sin vida después de un ataque lanzado por la resistencia el sábado por la tarde con misiles antitanques y armas ligeras en la ciudad de Amara, 365 kilómetros al sur de Bagdad.

• Más víctimas

En tanto, en una calle de Kirkuk, en el norte del país, un soldado estadounidense perdió la vida en un atentado de la resistencia. Este hecho elevó a 11 el número de militares occidentales muertos en Irak en las últimas 24 horas. En ese mismo episodio, otros 10 resultaron heridos. Mientras, otros seis militares estadounidenses murieron como consecuencia de un ataque con disparos de morteros de la resistencia.El ataque fue reportado en la provincia de Al Anbar, en cuya jurisdicción se encuentran las ciudades de Falluja y Ramadi, que forman parte del triángulo sunnita del oeste de Irak.

En ese mismo contexto de violencia, se informó el hallazgo del cadáver de un alemán que pertenecía al cuerpo especial GSG-9, muerto hace tres semanas durante una emboscada a una caravana.

El convoy en el que viajaban los alemanes fue atacado por la resistencia iraquí el 7 de abril pasado cerca de Falluja.
Precisamente en Falluja se registraron manifestaciones de júbilo por lo que los pobladores locales interpretan como «una victoria sobre las fuerzas invasoras que se retiran de la ciudad». La ciudad quedará bajo el comando de fuerzas iraquíes, pero el general estadounidense James Conway admitió que la brigada iraquí que permanecerá en Falluja «no está libre de toda sospecha», pero indicó que «por ahora están limpios».

El nombre que sonó para ocupar el cargo de principal autoridad de Falluja es el del general
Jassem Saleh, cuyo pasado está siendo analizado detenidamente por su participación en el cuerpo de elite Guardia Republicana, que secundaba a Hussein.

Por lo pronto, Saleh ya desmintió al Pentágono e informó que no había extranjeros árabes combatiendo.

En cuanto al escándalo provocado por la publicación de fotos en medios británicos y estadounidenses que mostraban torturas a prisioneros iraquíes en Irak, (ver pág. 17) fuentes gubernamentales británicas calificaron como « inminente» la detención de los seis militares acusados de haber torturado a prisioneros iraquíes, escribió el dominical «The Sunday Telegraph».

Esos militares, según el diario, ya fueron interrogados en Chipre. Son integrantes del Regimiento Queen's Lancashire, que está en el ojo de la tormenta luego de que el sábado el diario «Daily Mirror» publicó fotos y testimonios que evidenciaron que presos iraquíes eran orinados por militares británicos, entre otras vejaciones.

Algunas fuentes castrenses expresaron dudas acerca de la veracidad de las fotos. Según la BBC on line, argumentan que los militares llevan birretes y cascos, en lugar de los sombreros blandos que se ven en las fotos; y las armas fotografiadas no serían las empleadas en Irak.

El canciller
Jack Straw admitió que si las pruebas se revelaran auténticas, el gobierno de Tony Blair corre el riesgo de tener que indemnizar a las familias de los prisioneros. «Los culpables serán castigados a todo nivel, pero no habrá chivos expiatorios», dijo Al Schilf, un portavoz de la reserva estadounidense. En tanto, el Consejo de Seguridad de la ONU «probablemente» autorice el envío de una fuerza multinacional a Irak para después del 30 de junio, cuando EE.UU. y sus aliados devuelvan el poder a los iraquíes, dijo el secretario general de la ONU, Kofi Annan.

Dejá tu comentario