6 de marzo 2008 - 00:00

McCain recibió la bendición de Bush

«Me comportaba como un bebé: dormía ocho horas, me despertaba, lloraba», había confesado McCain cuando perdía la nominación republicana contra el presidente George W. Bush. Hoy cuenta con su respaldo.
«Me comportaba como un bebé: dormía ocho horas, me despertaba, lloraba», había confesado McCain cuando perdía la nominación republicana contra el presidente George W. Bush. Hoy cuenta con su respaldo.
Washington (EFE, AFP, DPA) - El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, respaldó ayer la candidatura presidencial del senador por Arizona John McCain, a quien describió como un hombre «de carácter firme y perseverante».

«John mostró una valentía increíble, carácter firme y perseverancia para llegar a este momento y eso es exactamente lo que necesitamos en un presidente, alguien que pueda hacer frente a decisiones difíciles y que no tiemble ante el peligro», dijo Bush.

«Se convertirá en presidentey aportará determinación para vencer al enemigo y un corazón lo suficientemente grande para amar a los que sufren», añadió en una conferencia en la rosaleda de la Casa Blanca con McCain a su lado.

Asimismo, el presidente estadounidense indicó que el candidato republicano mantendrá la política en Irak. «A este país le conviene alguien que entienda lo que está en juego, y McCain entiende lo que está en juego».

  • Candidato

    El senador se convirtió el martes en el candidato presidencial republicano tras ganar las elecciones de Texas, Ohio, Vermont y Rhode Island y conseguir superar la cifra de 1.191 delegados necesarios para optar a la Casa Blanca por el Partido Republicano.

    Bush trató de esquivar las preguntas de si su apoyo podría dañar las aspiraciones políticas de McCain. «No van a votar por mí», dijo el presidente, que afronta niveles mínimos de popularidad en las encuestas ante la mala marcha de la guerra en Irak y la incertidumbre sobre el futuro económico del país.

    «Esto no es sobre mí. Yo ya he hecho lo mío», apuntó.

    McCain dijo sentir una «gran admiración» por Bush y aseguró que estará encantado de que el inquilino de la Casa Blanca haga campaña a su favor o le ayude a recaudar fondos siemprey cuando se lo permita su apretada agenda.

    Ninguno de los dos políticos, que ayer compartieron un almuerzo en la Casa Blanca, quiso entrar en conjeturas acerca de quién podrá ser el acompañante de McCain, como aspirante a la vicepresidencia, en la candidatura republicana.

    El senador por Arizona compitió sin éxito contra Bush en el 2000 para hacerse con la candidatura presidencial republicana.

    McCain confesaría posteriormente que, cuando perdió, lo pasó muy mal: «Me comportaba como un bebé: dormía ocho horas, me despertaba y lloraba». Pero esas rivalidades políticas quedaron enterradas como quedó claro tras el cálido recibimiento que ayer le fue proporcionado.
  • Dejá tu comentario

    Te puede interesar