Metamorfosis de un joven moderado

Mundo

Islamabad -. Sus ex profesoresrecuerdan que cuandoera estudiante, Abdul Rashid Ghazi, presunto jefe de los islamistas de la Mezquita Roja de Islamabad (donde murió ayer), no daba muestras de ser un radical, pero en el último tiempo no soltaba el Kalashnikov ni para dormir.

«Era un estudiante normal, moderado», afirma Naim Qureshi, que fue profesor de Ghazi en la Universidad Quaid-e-Azam de Islamabad, donde obtuvo una maestría en Historia entre 1987 y 1988. Una fotografía de Ghazi y de su clase sigue colgada en una pared de la facultad.

«Recuerdo que tenía una barba normal», agrega el profesor, comparándola con la mata de cabellos erizados que exhibía últimamente, al mejor estilo islamista.

  • Estilo occidental

    Después de la universidad, Ghazi contrajo matrimonio con una mujer que pertenecía a una familia moderada. Llevaba un estilo de vida más bien occidental, obtuvo un puesto en el Ministerio de Educación, y también trabajópara la Unesco. Su estilo de vida, considerado demasiado disoluto, provocó la cólera de su padre, Mohammad Abdullah Aziz, que dirigía la Mezquita Roja. El patriarca decidió que sería el hermano de Rashid, Abdul Aziz, quien heredaría los bienes familiares.

    Pero en 1998 el padre fue asesinado a balazos dentro de la mezquita por un hombre sospechoso de pertenecer a un movimiento islámico rival. La personalidad de Ghazi cambió completamente. Se unió a su hermano en la dirección de la Mezquita Adjunta y fue nombrado subjefe.

    También desarrolló vínculos con la yihad (guerra santa) antisoviética en Afganistán, apoyado en esto por los servicios de inteligencia paquistaníes.

    Cuando se registraron los atentados del 11 de setiembre de 2001 en Estados Unidos ya no existía ningún rastro del antiguo Ghazi. Según fuentes de la seguridad, él tenía relaciones estrechas con militantesfavorables a los talibanes y hacía campaña contra la decisión del presidente Pervez Musharraf de respaldar a Estados Unidos en su invasión de Afganistán.
    De acuerdo con sus colegas, en 2004 escapó a un atentado. Desde entonces no abandonó su Kalashnikov, ni siquiera por la noche.

    A partir de ese momento, Ghazi y su hermano Aziz estuvierontotalmente comprometidosen la lucha para que Pakistán se convirtiera en un Estado islámico. «Nosotros no sólo nos oponemos a Musharraf, sino también al sistema», declaró en una entrevista otorgada a la «AFP» en mayo pasado.

  • Campañas

    Los estudiantes fieles a Ghazi lanzaron varias «campañas de moralización» contra comercios de música y prostíbulos. El 23 de junio secuestraron a nueve personas, entre las cuales había seis chinos. China es el principal aliado y proveedor de armas de Pakistán.

    Esta audacia probablementefue uno de los motivos de la intervención de las fuerzas gubernamentales contra la Mezquita Roja. Después de ocho días de enfrentamientos, las fuerzas paquistaníes dieron el asalto al edificio el martes.

    Poco antes, este religioso había afirmado que con él había 1.800 personas en la Mezquita Roja y prometió que todos estaban dispuestos a morir como mártires antes que rendirse.
  • Dejá tu comentario