Mientras la vacunación se demora, la pandemia castiga a la UE y Alemania prolonga el aislamiento

Mundo

El Gobierno de Angela Merkel definirá si se extienden las medidas hasta abril. El agravamiento de los contagios coincide con la expansión de las protestas contra las restricciones.

Berlín - En momentos en que los contagios escalan en Europa y crece la tensión por la carencia de vacunas en el bloque comunitario, varias regiones de Alemania quieren extender hasta abril la obligación de aplicar restricciones en las zonas más afectadas.

Los gobernadores de los estados de Alemania se reunirán hoy con la jefa de Gobierno Angela Merkel, y la prensa alemana publicó ayer un documento elaborado por varios de ellos en el que plantean una extensión hasta abril del actual esquema de restricciones.

Según un acuerdo alcanzado en otra reunión con los líderes regionales hace dos semanas, Merkel puede dar marcha atrás con una reciente relajación de algunas medidas en regiones con más de 100 casos de covid-19 por cada 100.000 habitantes en siete días.

Este valor, llamado incidencia, superó ayer precisamente los 100 a nivel nacional, un día después de que la canciller Merkel advirtiera que Alemania tendría que hacer uso de ese “freno de emergencia”.

El mismo día, el organismo de control de enfermedades infecciosas de Alemania dijo que los contagios de coronavirus estaban creciendo de manera “exponencial” porque la variante del virus detectada por primera vez en el Reino Unido, que es más transmisible, se había vuelto la dominante en el país. Los líderes de varios estados alemanes avalan la idea de Merkel de extender el esquema de restricciones, según el documento publicado por varios medios alemanes que llevarán mañana como propuesta a la reunión con la canciller. El texto considera que los estados podrían poner en marcha “proyectos modelo provisionales” para “abrir zonas concretas a la vida pública con medidas estrictas de protección”.

El documento plantea además desplazamientos para vacunaciones y “vacaciones de bajo contacto” dentro de cada estado federal, una propuesta que deberá tratarse con los propios estados. La idea de Merkel y de los gobernadores de estados choca con la oposición de varios Gobiernos municipales y llega un día después de que la policía alemana reprimiera una manifestación ilegal anticonfinamiento de 20.000 personas en la ciudad central de Kassel.

Los contagios con coronavirus en Alemania sumaron 103,9 casos cada 100.000 habitantes en el transcurso de siete días, según datos suministrados por el Instituto Robert Koch (RKI).El día anterior, la incidencia había sido de 99,9. El valor máximo de este marcador se había alcanzado el 22 de diciembre con 197,6. Las autoridades sanitarias informaron de 13.733 nuevas infecciones y 99 muertes en las últimas 24 horas.

La tercera ola de covid-19 sigue su avance en Europa, con protestas contra las crecientes restricciones como telón de fondo. “Tras el aumento de los casos de covid-19 en los Estados miembros”, el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, decidió que los dirigentes de la UE se reunirán el jueves y el viernes a distancia.

El sábado, miles de personas protestaron en varios países de Europa (Alemania, Holanda, Austria, Bulgaria, Suiza, Serbia, Polonia, Francia y el Reino Unido), así como en Canadá, contra la “dictadura” de las restricciones sanitarias.

Al menos 36 personas fueron detenidas y varios policías resultaron heridos en Londres, durante una de las protestas. En Cassel, en el centro de Alemania, se registraron choques con las fuerzas del orden, que utilizaron gas pimienta, porras y cañones de agua. “El covid es un engaño”, se podía leer en algunas pancartas de los manifestantes, de Montreal a Belgrado.

Esta oleada de descontento coincidió con la entrada en vigor de un tercer confinamiento para 21 millones de franceses, entre ellos los parisinos, aunque menos estricto que los precedentes, y de un confinamiento parcial en Polonia.

El gobierno polaco había aliviado la presión en febrero, autorizando la reapertura de hoteles, museos, cines, teatros y piscinas con limitaciones de aforo, y ahora ha tenido que dar marcha atrás.

La escasez de vacunas sigue marcando la agenda de la pandemia y Londres rechazó los planes de la UE de bloquear la exportación de dosis. El sábado, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, volvió a amenazar a la farmacéutica anglo-sueca AstraZeneca con imponer una prohibición de exportación fuera de la UE si no respetaba la entrega de las dosis estipuladas en el contrato.

“Rescindir contratos sería contraproducente” en la medida en que los acuerdos con empresas se hicieran en nombre de la “colaboración”, afirmó hoy el ministro de Defensa británico, Ben Wallace. “La UE sabe que el resto del mundo mira la forma en que la Comisión se comporta”, declaró Wallace a la cadena de televisión SkyNews.

Dejá tu comentario