Miles de británicos exigieron a Blair el retiro de tropas de Irak

Mundo

Londres (EFE).- Decenas de miles de personas se echaron ayer a las calles de Londres para exigir la retirada de todas las tropas del Reino Unido en Irak, después de que el primer ministro británico, Tony Blair, anunciará esta semana un repliegue parcial.

Con pancartas en las que se leían proclamas como "Tropas fuera", unos 60.000 manifestantes participaron en la protesta, según los datos de la "Coalición Parad la Guerra", organizadora del acto, aunque la Policía rebajó la concurrencia a unos 10.000 asistentes.

La manifestación partió de Hyde Park y desembocó en la céntrica plaza de Trafalgar, donde diputados de izquierdas, familiares de soldados y algunos famosos, como el humorista Mark Thomas o el dramaturgo David Edgar, pronunciaron discursos antibélicos.

El recorrido fue el mismo que hicieron los casi dos millones de personas que marcharon por la capital el 15 de febrero del 2003 para expresar su repulsa por la decisión de Blair de apoyar la invasión de Irak, en la mayor protesta pacifista de la historia de Londres.

"Tony Blair nos metió en la guerra de Irak para encontrar armas de destrucción masiva. No había ninguna. 655.000 iraquíes, casi 3.000 soldados de EEUU y 131 soldados británicos han muerto en esa guerra ilegal", recordó ayer la Coalición en su página de Internet.

Los detractores de la guerra se echaron a la calle tres días después de que el primer ministro anunciara ante el Parlamento el repliegue, durante los próximos meses, de unos 1.600 militares destinados en Irak.

El jefe del Gobierno laborista añadió que la presencia británica en Basora (sur de Irak), donde se concentran unos 7.100 militares, del Reino Unido, quedará por debajo de los 5.000 soldados antes de que acabe el año.

Sin embargo, "tanto si 2.000 soldados regresan este año como si no, es poco y llega demasiado tarde.

Debemos intensificar nuestro llamamiento para que se retiren todas las tropas de inmediato y para que el Reino Unido rompa su vínculo con la política exterior de Estados Unidos", reprochó Lindsey German, portavoz de la Coalición.

"Sabemos que mucha gente está empezando a pensar que el gobierno es adicto a la guerra", agregó German, al describir la protesta de ayer como "la mayor marcha (en Londres) de los últimos dos años".

Apoyada por los grupos Campaña por el Desarme Nuclear (CND) e Iniciativa Británica Musulmana, la protesta acaeció un día después de que madres de soldados británicos muertos en Irak acamparan ante Downing Street, residencia oficial del primer ministro.

Las madres, encabezadas por Rose Gentle, fundadora de la asociación "Familias militares contra la guerra" tras perder a su hijo en el 2004, entregaron una carta dirigida a Blair para pedirle, por sexta vez en menos de tres años, que se digne a recibirles.
Por otro lado, los manifestantes también alzaron ayer la voz contra un posible ataque liderado por Washington contra Irán para frenar su programa nuclear, con pancartas en las que tildaban de "terrorista" al presidente estadounidense, George W. Bush.

Además, los activistas subrayaron en Londres su indignación por la decisión del Gobierno británico de renovar su arsenal atómico.

Unas 2.000 personas protestaron asimismo contra esa remodelación armamentística en el centro de Glasgow, la ciudad más grande de Escocia, región que alberga la sede de la flota británica de submarinos nucleares "Trident".

Blair anunció en diciembre pasado ante la Cámara de los Comunes la intención de su Gobierno de construir una nueva generación de submarinos portadores de misiles nucleares, con el argumento de que la medida resulta "crucial" para salvaguardar la seguridad nacional.

Dejá tu comentario