Río Tinto evaluará la contaminación que generó su antigua mina en isla de Bougainville

Mundo

Se trata de la mayor mina de cobre a cielo abierto del mundo, que representó por sí sola hasta 40% de las exportaciones de Papúa.

La multinacional de minas Río Tinto aceptó evaluar el legado medioambiental y humano del gigantesco lugar de extracción de recursos minerales de Panguna, en la isla de Bougainville en Papúa, acusada, entre otras cosas, de eludir su responsabilidad de limpiar los desechos tóxicos.

La empresa angloaustraliana informó que abrirá una investigación sobre la mina de cobre y oro, que estuvo en el centro de la sangrienta guerra civil en Bougainville en las décadas de 1980 y 1990, y continúa, según los habitantes de la zona, contaminando los ríos vecinos más de tres décadas después de su cierre.

Los daños ambientales causados y el nulo beneficio económico para los pobladores locales desataron fuertes enfrentamientos entre el ejército y los rebeldes secesionistas. La guerra civil que siguió causó 20.000 muertos y sigue siendo el conflicto más sangriento en el Pacífico desde la Segunda Guerra Mundial.

"Es un primer paso importante hacia la apertura de un diálogo con aquellos que se han visto afectados por el legado de la mina de Panguna", dijo el director general del grupo Jakob Stausholm. Y agregó: "Nos tomamos este tema muy en serio y estamos decididos a identificar y evaluar el papel que hemos podido tener en cualquier impacto negativo".

En un primer momento, Río Tinto financiará un panel independiente de expertos internacionales para evaluar el impacto. Este anuncio debería galvanizar a las organizaciones que militan por la creación de un fondo de indemnización para las víctimas y por la restauración de los lugares.

Dicho costo de la limpieza de área se estima que sea u$s1.000 millones. En este sentido, los dirigentes de Bougainville fijaron el año 2027 como plazo para lograr la independencia total y abandonar Papúa Nueva Guinea.

Según el Centro Jurídico para los Derechos Humanos de Melbourne, que centralizó las quejas de más de 150 habitantes de Bougainville, este anuncio es "un avance importante". Además prometió "asegurarse de que la evaluación conduzca a una acción rápida de Río Tinto para ocuparse de su legado desastroso en la isla de Bougainville".

Temas

Dejá tu comentario