Norcorea se lanza a una furiosa cruzada antioccidental

Mundo

Pekín - Corea del Norte ha lanzado una guerra contra el slang -jergas y modismos coloquiales en inglés-, los jeans ajustados, ciertos cortes de pelo y las películas extranjeras, especialmente las telenovelas surcoreanas, a través de una ley que acaba de ser aprobada y que se justifica en la necesidad de neutralizar las amenazas del “pensamiento reaccionario”.

El propio dictador Kim Jong-un escribió una carta a la Liga de la Juventud el mes pasado, informada por Rodong Sinmun, con el objetivo de reprimir el “comportamiento desagradable, individualista y antisocialista” entre los jóvenes y detener el idioma extranjero, los peinados y la ropa que ha descrito como “peligrosos” y “venenos” para la sociedad.

Kim prohibió los jeans ajustados y algunas costumbres, como los piercings, que son considerados símbolos del “estilo de vida capitalista”. La norma advierte que cualquiera que sea sorprendido con una gran cantidad de información de medios de comunicación de Corea del Sur, Estados Unidos o Japón ahora se arriesga a la pena de muerte. En tanto, aquellos que son sorprendidos mirando programas de TV de Occidente se enfrentarán al campo de prisioneros durante 15 años.

The Daily NK, una publicación online de Seúl con fuentes en Corea del Norte, informó que tres adolescentes habían sido enviados a un campamento de reeducación por haberse cortado el pelo como ídolos del K-pop y doblarse los pantalones por encima de los tobillos, informó la BBC.

La cadena británica sostiene que el régimen está tratando de evitar que la información externa llegue a la gente de Corea del Norte a medida que la vida en el país se vuelve cada vez más difícil.

“Se cree que millones de personas pasan hambre. Kim quiere asegurarse de que sigan siendo alimentados con la propaganda cuidadosamente elaborada por el Estado en lugar de vislumbrar la vida según los ostentosos K-dramas que se desarrollan al sur de la frontera en Seúl, una de las ciudades más ricas de Asia”, apuntó la BBC.

Dejá tu comentario