Ortega: cuarto mandato y nuevas sanciones

Mundo

Managua - El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, asumió ayer su cuarto mandato consecutivo –a lo que se suma uno anterior– junto con su esposa Rosario Murillo como vicepresidenta, en medio de una ola internacional de repudio y de nuevas sanciones y presiones de Estados Unidos y la Unión Europea.

Apoyado, sin embargo, por China y Rusia, Ortega, de 76 años, prestó juramento ante el Parlamento, de mayoría oficialista, en una ceremonia en la plaza de la Revolución, en el antiguo centro de Managua. El acto fue transmitido en cadena nacional de televisión.

La investidura del exguerrillero sandinista tuvo como telón de fondo las sanciones aplicadas desde hace tres años por Estados Unidos y la UE a familiares, allegados, funcionarios y algunas entidades como la Policía y la Fiscalía, por corrupción y violación a los derechos humanos. Las mismas fueron reforzadas ayer, antes de la ceremonia.

Blanco

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos anunció ayer sanciones contra seis altos funcionarios nicaragüenses, entre ellos la ministra de Defensa, Rosa Adelina Barahona, denunciando una “farsa” en las elecciones de noviembre. “El régimen de Ortega-Murillo continúa con su sometimiento de la democracia al organizar unas elecciones falsas, silenciar a la oposición pacífica y detener a cientos de personas como presos políticos”, según un comunicado que cita a Brian Nelson, subsecretario del Tesoro estadounidense para terrorismo e inteligencia financiera.

Asimismo, la Unión Europea (UE) sumó a otras siete personas a la lista de funcionarios de Nicaragua sancionados, entre ellos dos hijos y asesores de Ortega y Murillo.

Todos ellos tendrán vetada la obtención de visas para ingresar a la UE y los eventuales activos que posean en el bloque europeo resultarán congelados.

Dejá tu comentario