27 de enero 2020 - 16:57

Sorprende en Perú la irrupción en el Congreso de un partido de fundamentalistas religiosos

El Frepap tendrá 16 legisladores y será cuarta fuerza. Sus candidatos, que visten como Jesús, impulsarán una "agenda moralizadora" basada en los diez mandamientos.

Wilber Cayllahua, durante la campaña electoral.

Wilber Cayllahua, durante la campaña electoral.

La República

Las elecciones legislativas del domingo en Perú devolvieron a la escena política del país al Frepap (Frente Popular Agrícola del Perú), un grupo evangélico fundamentalista cuyos líderes visten como Jesús y que será la cuarta fuerza de un atomizado Congreso.

Según el conteo rápido de la autoridad electoral peruana, la ONPE, el Frepap volverá a tener representación parlamentaria luego de dos décadas y lo hará con 16 legisladores.

El grupo político, que se autodefine como una congregación de raíces israelitas, nació en Perú en la década de los 60 y en los 90 logró representación en el Congreso.

FREPAP Perú on Twitter

En el año 2000, cuando falleció su fundador, Ezequiel Ataucusi, sorprendieron al mundo las imágenes de sus seguidores esperando, al pie de su ataúd, que resucitara como había prometido ya que lo consideraban la reencarnación del Espíritu Santo.

Embed

Como muestra del carácter teocrático del partido bastan las palabras de Wilber Cayllahua, uno de los candidatos del Frepap que ingresó al Congreso, quien afirmó: “Tenemos la educación moral, ética, netamente basada en el decálogo universal de los 10 mandamientos, es la universidad de cátedra Moisés, por eso nosotros estamos preparados, estamos adiestrados, enseñados, para poder aportar en estos comicios electorales, aunque toca un corto tiempo de un año y cuatro meses, pero estamos para poder aportar a nuestro pueblo peruano”.

FREPAP Perú on Twitter

Consultado sobre las oportunidades para la minoría LGTB, el electo congresista aseguró que "son ciudadanos naturales del Perú, que el mal está enquistado en su corazón y en su sangre. Van a tener una oportunidad de conocer el decálogo universal y mediante eso van a entrar en la moralización y, más adelante, van a ser hombres de bien que van a aportar al país”.

El Frepap, que se define como "la parte central de la columna vertebral de la ciencia infusa de Dios", llevará como agenda legislativa la moralización en la política, la lucha anticorrupción, educación y agricultura, al tiempo que se defenderán "los derechos" de las familias.

“Todo ciudadano natural del Perú tiene derecho de oportunidades. Tenemos igualdad de oportunidades, pero somos bien claros, nuestro dios Israel creó hombre y mujer”, explicó Cayllahua, según consignó el diario El Comercio.

FREPAP Perú on Twitter

La irrupción del partido evangélico desconcertó al mercado financiero peruano. "Los inversionistas están sorprendidos, buscando saber más quiénes es el Frepap, un partido que no había sido mapeado hasta antes de las elecciones", dijo un operador bancario en el mercado de monedas en Lima a la agencia Reuters. El sol peruano bajaba en la jornada un 0,48%.

FREPAP Perú on Twitter

Oscar Vidarte, analista e internacionalista de la Universidad Católica de Perú, explicó a Ámbito.com que los electores se decantaron por partidos que no fueron parte del último Congreso. "Hubo un voto con desgano de una población incrédula de las instituciones, sobre todo en este contexto de desconfianza por la corrupción. Mucha gente pensó un día antes de las elecciones su voto y eligió a partidos que no están en el espectro político tradicional", dijo.

Consultado acerca del éxito del discurso moralizador de Frepap en la conquista de ese votante desencantado, consideró que fueron sus ideas antiestablishmet las que le consiguieron respaldo. "Tienen un discurso muy crítico del orden vigente, una agenda alternativa sobre todo en lo referido a la reforma política", señaló, y recordó sus propuestas sobre revocar congresistas y eliminar la inmunidad parlamentaria, entre otros.

El nuevo Congreso, que tendrá mandato por 16 meses pues terminará el periodo que correspondía al disuelto por el presidente Martín Vizcarra en septiembre, estará profundamente atomizado. Ocho partidos se aseguraron bancadas, ninguna hegemónica, pues ninguno cosechó más del 10% de los votos.

Acción Popular, el partido del fallecido expresidente Fernando Belaúnde quien gobernó dos períodos (1963-1968 y 1980-1985), será la primera fuerza con 24 escaños, de acuerdo a las estimaciones. Mientras que la segunda fuerza será Alianza para el Progreso (centro-derecha), con 18 congresistas.

La lista más votada de la izquierda, que se presentó dividida, fue el Frente Amplio, que tendría 12 escaños, los mismos que el fujimorismo.

Perú votará un nuevo Congreso y elegirá presidente el abril de 2021. En esos comicios ni Vizcarra ni los legisladores electos el domingo podrán presentarse.

Dejá tu comentario

Te puede interesar