Rescataron un bebé y a un hombre en Nepal días después del terremoto

Mundo

Un bebé de cuatro meses fue encontrado vivo después de haber permanecido 22 horas sepultado bajo los escombros, y el hombre, de 28 años, pudo ser rescatado con vida en Katmandú 82 horas después del fuerte terremoto que sacudió Nepal el sábado.

El niño fue encontrado el domingo a salvo también atrapado, probablemente junto a su familia, entre los escombros de su vivienda en Bhaktapur, una de las ciudades históricas del valle de Katmandú.

Luego de ser rescatado, fue internado en un hospital con varias heridas, pero fuera de peligro. La más clásica de las historias con final feliz, que el Nepal espera pueda ser de buenos augurios para salir de esta pesadilla lo antes posible.

En cuanto al hombre, se encontraba atrapado sin comida ni bebida junto a otros tres cuerpos entre las ruinas de una habitación, en el distrito de Gongabu, en el norte de la capital.

Fue sacado de allí por un equipo de la policía nepalí y de rescatistas franceses, quienes tuvieron que taladrar el hormigón y cortar una viga para liberarlo. Un segundo hombre pudo hablar con el equipo de salvamento pero murió antes de que se le pudiera rescatar.  

Según Naciones Unidas, se pudo rescatar a 14 personas con vida desde que se produjo el sismo de magnitud 7,8 en la escala de Richter, que ya dejó entre 4.700 y 5.000 víctimas mortales. De ellos, 1.448 murieron en la capital, Katmandú.   

Cada vez hay más críticas al gobierno por la falta de suministros. Ya se produjeron algunas disputas por el agua potable, informó la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA). "El reparto desigual eleva el riesgo de enfrentamiento entre los afectados", afirmó el organismo.

Por otro lado, el aeropuerto -que se encuentra sobresaturado- tuvo que cerrarse debido a grietas en la pista de aterrizaje, informaron periodistas locales. Al parecer las grietas se repararon rápidamente. En los últimos días varios aviones con equipos y material de ayuda tuvieron que dar la vuelta ante el colapso del aeropuerto.   

Miles de personas están pasando las noches a la intemperie por miedo a que se produzcan réplicas. Los rumores corren como un reguero de pólvora y un joven aseguraba haber escuchado que la próxima réplica sería de magnitud 15.

Tanto el gobierno como los equipos de ayuda pidieron a través de las redes sociales que no se difundan rumores falsos.

Dejá tu comentario