Rusia: el liberal Medvedev al gobierno, Putin al poder

Mundo

Moscú (DPA, AFP, EFE) - Dimitri Medvedev asumió ayer como tercer presidente de la Rusia poscomunista, en un curioso esquema de poder que incluye el nombramiento de su predecesor, Vladimir Putin, como primer ministro y quien, según todos los analistas, mantendrá el poder real en el país.

En una lujosa ceremonia con 2.000 invitados, Medvedev, de 42 años, se convirtió en el jefe de Estado ruso más joven desde la época de los zares. En su discurso de asunción, el político anunció que reforzará las libertades civiles y económicas, un dato de relevancia para Occidente, que a menudo acusó a Putin de gobernar de manera autoritaria.

«Considero mi tarea más importante continuar el desarrollo de las libertades cívicas, crear nuevas posibilidades, las más amplias para que puedan realizarse los ciudadanos, ciudadanos libres y responsables, tanto de su éxito personal como del florecimiento de todo el país», dijo en uno de los pasajes más destacados.

Tras la ceremonia en el gran palacio del Kremlin, Medvedev nombró a su mentor Putin como jefe de gobierno. Con el apoyo de los partidos oficialistas y nacionalistas asegurado, y con el solitario rechazo de los comunistas, se descuenta que su confirmación por parte de la Duma (Cámara baja del Parlamento ruso) será hoy una mera formalidad.

  • Votos

    Dos meses después de su elección en las urnas con 70,28% de los votos -que obtuvo gracias al apoyo de Putin-, Medvedev, que se presenta como un liberal, juró sobre la Constitución defender la seguridad y la independencia del país.

    La televisión estatal retransmitió en directo la ceremonia. En su primer discurso en el cargo, Medvedev dijo que fomentará la clase media y combatirá la corrupción.

    «Vamos a crear nuevos lugares de producción, modernizarla industria y la agricultura,así como crear enormes incentivos para la inversión privada», añadió.

    Los analistas hablaron de un discurso moderado y enfocado en el futuro, en el que no hubo amenazas contra Occidente.

    «Voy a hacer todo lo posible para que la seguridad de nuestros ciudadanos sea garantizada no sólo por la ley, sino también en los hechos por el gobierno», dijo Medvedev. En Rusia existe un nihilismo legal que entorpece el desarrollo del país, agregó.

  • Constitución

    Medvedev, elegido por un mandato de cuatro años, dio las gracias a su predecesor Putin, que tras dos mandatos consecutivos no podía volver a presentar su candidatura, según la Constitución. En los ocho años al frente del poder en el Kremlin, Putin ha convertido Rusia, el principal exportador mundial de energía, en un país económicamente fuerte y respetado en la escena internacional. En su discurso de despedida, Putin dijo que mientras viva seguirá trabajando por el bienestar de su pueblo.

    De acuerdo con la Constitución, Putin tendrá que responder como primer ministro ante el presidente, pero en los hechos será quien concentre el poder real en el país. Putin, que presentará su gabinete en breve, dirige además Rusia Unida, el partido del Kremlin.

    Los expertos consideran que Putin, con la indulgencia de Medvedev, seguirá teniendo un amplio poder de decisión en el destino del inmenso país.

    Al hasta ahora jefe del Kremlin y a su delfín los une una carrera conjunta de casi dos décadas. Se conocen de la época que pasaron juntos en San Petersburgo.

    Mientras, Estados Unidos se mostró amigable con el nuevo mandatario. George W. Bush se declaró ayer ansioso por trabajar con su nuevo par ruso y dijo que lo llamará en los próximos días para felicitarlo, según sus voceros.
  • Dejá tu comentario