4 de febrero 2012 - 22:25

Rusia y China vetaron resolución de la ONU contra represión en Siria

Los otros 13 miembros del Consejo de Seguridad votaron a favor de la resolución, que habría indicado que el consejo respalda en su totalidad en plan de la Liga Arabe.
Los otros 13 miembros del Consejo de Seguridad votaron a favor de la resolución, que habría indicado que el consejo "respalda en su totalidad" en plan de la Liga Arabe.
Rusia y China vetaron una resolución árabe-occidental en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que pedía la renuncia del presidente sirio, Bashar al-Assad, debido a su feroz represión contra una revuelta popular.

El revés diplomático de alto nivel tuvo lugar después de que líderes mundiales y activistas opositores sirios acusaron a las fuerzas de Assad de perpetrar una masacre en un bombardeo en Homs, que dejó más de 200 muertos en el más sangriento episodio en 11 meses de revueltas en el país árabe.

Rusia y China se unieron en un doble veto contra una resolución impulsada por países occidentales y árabes en el Consejo de Seguridad de la ONU que apoyaba el plan de la Liga Arabe para que Assad entregue el poder a un subalterno para abrir el camino a una transición a la democracia.

Los otros 13 miembros del Consejo de Seguridad votaron a favor de la resolución, que habría indicado que el consejo "respalda en su totalidad" en plan de la Liga Arabe que apunta a poner fin al derramamiento de sangre en Siria, cuyas características sectarias amenazan a la estabilidad en todo Oriente Medio.

Rusia se quejó de que el borrador de la resolución era un intento inapropiado y arbitrario de lograr un "cambio de régimen" en Siria, que es el mayor aliado de Moscú, un importante comprador de armas de Rusia y que alberga una base naval rusa.

En vista de los eventos en Homs, la embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Susan Rice, dejó a un lado las cortesías habituales y declaró estar "asqueada" por el veto ruso-chino, agregando que "cualquier nuevo derramamiento de sangre (...) será su culpa".

Poco antes de que el Consejo de Seguridad votara, el presidente estadounidense, Barack Obama, denunció el "asalto incalificable" sobre Homs, exigió que Assad dejara el poder de inmediato y llamó a la ONU a tomar acciones en contra de la "brutalidad despiadada" del gobernante sirio.

"Cualquier Gobierno que comete brutalidad y masacra a su pueblo no merece gobernar", aseveró.

El mandatario estadounidense y otros líderes occidentales y árabes generaron una presión sin precedentes sobre Rusia para que permitiera al Consejo de Seguridad aprobar la resolución respaldada por la Liga Arabe que llamaba a que Assad cediera sus poderes y pusiera un fin a la violencia.

Naciones Unidas dice que más de 5.000 civiles han muerto durante los 11 meses de levantamiento en Siria.

• Descontento internacional

La secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, dijo el sábado que no había sido posible trabajar constructivamente con Rusia de cara a la votación en el consejo, incluso aunque una intervención militar en Siria - algo a lo que Moscú se opone con firmeza - había sido descartada por completo.

"Creí que había alguna forma de abordar, incluso en el último momento, algunas de las preocupaciones que los rusos tenían. Ofrecí trabajar de una forma constructiva para hacerlo. Eso no ha sido posible", dijo a periodistas en una conferencia de seguridad de Múnich.

Clinton advirtió del riesgo de más hechos de violencia y de una eventual guerra civil tras el colapso de la resolución de la ONU.

El levantamiento enfrenta a la mayoría de musulmanes suníes de Siria contra la minoría alauita de Assad, derivado del Islam chií, y que han dominado la estructura de poder del país durante décadas.

Luego de lo que funcionarios estadounidenses calificaron como "vigorosas" negociaciones entre Clinton y su par ruso, Sergei Lavrov, Moscú anunció que su ministro de Relaciones Exteriores viajaría a Siria dentro de tres días para reunirse con Assad.

Moscú objetó que la resolución contenía medidas contra Assad pero no contra sus opositores armados, afirmó Lavrov en Múnich antes de la votación.

"A menos que lo hagas en ambos sentidos, estás tomando partido en una guerra civil", sostuvo.

El presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, dijo el sábado que París está en consultas con países árabes y europeos para crear un grupo de contacto sobre Siria para encontrar una solución a la crisis tras el veto de Rusia y China a la resolución de la ONU.

El mandatario acusó a Moscú y Pekín de "alentar al régimen (sirio) a continuar con sus crueles políticas sin fin".

Más temprano, el ministro de Relaciones Exteriores de Francia, Alain Juppé, dijo que el doble veto había paralizado a la comunidad internacional.

Dejá tu comentario

Te puede interesar