"Sabía que no sería fácil solucionar esta crisis"

Mundo

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, aseguró que, cuando llegó a la Casa Blanca, el 20 de enero, sabía que "no sería fácil solucionar esta crisis" económica, que está agobiando a su país.    

También sabía que no se solucionaría "de la noche a la mañana" y que los estadounidenses "continuaremos enfrentando días difíciles en los próximos meses".   

"Pero también creo que vamos a superar esto, y que si actuamos con rapidez y firmeza y responsabilidad, Estados Unidos saldrá más fuerte y próspero que nunca antes", se esperanzó Obama durante su mensaje radial y en video de los sábados.   

Obama comenzó su discurso con una referencia al índice de desempleo para febrero, difundido por el Ministerio de Trabajo, que llegó a 8,1%, la tasa más alta en 25 años.    

El presidente volvió a prometer a sus compatriotas que el paquete de estímulo que está poniendo en marcha servirá para contrarrestar la recesión y el desempleo y criticó una vez más a la administración de su predecesor, el republicano George W. Bush.    

"Mi gobierno se ha comprometido a hacer todo lo que sea necesario para solucionar esta crisis y hacer que lleguen días mejores", dijo Obama.    

"Por eso -continuó- estamos avanzando con un plan económico que impulsará la generación de empleo, reanudará los préstamos, aliviará a los propietarios de vivienda responsables y afrontará los desafíos económicos de largo plazo que se nos presentan ahora: el costo del cuidado de salud, nuestra dependencia del petróleo y las condiciones de nuestras escuelas".   

Obama logró que el Congreso apruebe, en febrero, el paquete de reactivación económica de 787.000 millones de dólares, con los cuales pretende poner en marcha un plan masivo de obras públicas con el objetivo de revertir el desempleo.    

Pero también presentó un presupuesto federal para el año fiscal 2010 que insumirá 3,55 billones de dólares y dejará un déficit de 1,75 billones.    

La nueva administración, se defendió Obama, "heredó un déficit presupuestario de 1,3 billones, el mayor en la historia".    

Además, aseguró, "hemos heredado un proceso presupuestario irresponsable e imposible de sostener".    

"Durante muchos años -añadió-, Wall Street ha usado trucos contables para esconder costos y eludir responsabilidades, y lo mismo hizo Washington".   

Obama cerró su mensaje declarándose "confiado" en que los norteamericanos "probaremos que somos merecedores de los sacrificios que hicieron quienes nos precedieron y del potencial de las generaciones que nos seguirán". 

Dejá tu comentario