Saddam Hussein fue ejecutado en la horca

Mundo

El ex presidente iraquí Saddam Hussein, de 69 años, fue ejecutado en la horca este sábado de madrugada en Bagdad, informó la televisión pública iraquí Iraquia.

"La ejecución de Saddam Hussein ha terminado", anunció la emisora mediante un anuncio escrito en pantalla, sobre un fondo con imágenes y versículos del Corán.

El ex dictador, que gobernó su país con mano de hierro desde 1979 hasta su derrocamiento en abril de 2003, fue ahorcado tras haber sido declarado culpable de crímenes contra la humanidad más de tres años después de ser depuesto por una ofensiva militar de una coalición dirigida por Estados Unidos.

La sentencia, dictada el 5 de noviembre por un Alto Tribunal Penal por la matanza de 148 aldeanos chiítas en Dujail en represalia por un atentado frustrado contra el ex presidente en 1982, y confirmada el 26 de diciembre por la Corte de Apelación, fue ejecutada en la madrugada del sábado en Bagdad.

El juicio, que duró poco más de un año, fue denunciado por los defensores de Saddam y por juristas extranjeros como un "proceso político" viciado, en el fondo y en la forma, por el asesinato de jueces y abogados, la dudosa imparcialidad del tribunal, la presentación de pruebas cuestionables y la naturaleza de la jurisdicción elegida para juzgar los crímenes imputados al antiguo régimen.

Al conocerse el veredicto, el 5 de noviembre, esa impresión fue ratificada por el jeque al Nadawi, líder del grupo de tribus Baigat al que pertenece el ex dictador: Saddam "vivió como un héroe y morirá como un héroe", prometió desde Tikrit, la región natal de Saddam.
"La corte fue instalada por sus rivales (...) Es una farsa histórica", añadió.

Saddam murió dejando en suspenso otros procesos abiertos por la justicia por haber ordenado y ejecutado las campañas militares de Anfal en el Kurdistán (norte) entre 1987 y 1988, que costaron la vida a unos 180.000 kurdos.

Los condenados a muerte son ahorcados si son civiles o fusilados si son militares. En julio, Saddam Hussein había señalado que prefería esta última opción, pero el tribunal decidió en noviembre que sería colgado.

"Saddam era militar y en caso de que sea condenado a muerte, deberá ser ejecutado con arma de fuego y no ahorcado", dijo el propio Saddam Hussein hablando en tercera persona al escuchar su sentencia.

En el mismo proceso también habían sido condenados a muerte su medio hermano Barzan al-Tikriti, ex jefe de los servicios de inteligencia, y el ex presidente del tribunal revolucionario, Awad al Bandar. Tres ex responsables del partido Baas en Dujail fueron sentenciados a 15 años de prisión cada uno y un cuarto responsable local fue absuelto.

Según la ley iraquí una sentencia a muerte, una vez confirmada en apelación, no puede ser recurrida de nuevo y debe ser llevada a cabo en el plazo de un mes. El portavoz del Alto Tribunal Penal, Raed al-Juhi, aseguró que nadie puede indultar a Saddam.

"En virtud del artículo 37 de la Constitución iraquí, y según el artículo 27 de la ley que instituye el Alto Tribunal Penal iraquí, ninguna instancia, ni siquiera el presidente de la República, puede conceder la gracia o conmutar la pena de un condenado por crímenes internacionales", recordó.

"Esto se aplica al ex presidente Saddam Hussein, que fue reconocido culpable de crímenes contra la humanidad", subrayó.

Dejá tu comentario