La ONU acusó a Siria y Rusia de matar a 300 civiles y atacar deliberadamente hospitales

Mundo

Casi un millón de personas fueron desplazadas en pleno invierno, el mayor éxodo desde que comenzó la guerra en 2011. La aviación de Al Asad con apoyo ruso bombardearon campos de refugiados y nosocomios. El cerco provocó falta de alimentos.

Ataques aéreos del gobierno sirio golpearon hospitales y campos de personas desplazadas en el noroeste del país, matando a unos 300 civiles, en momentos en que las fuerzas del dictador Bashar al Asad arremeten contra el último bastión rebelde en las provincias de Idleb y Alepo, dijo el martes la Organización de Naciones Unidas (ONU).

The White Helmets on Twitter

Los funcionarios de las agencias de ayuda de la ONU están abrumados por la crisis humanitaria que llevó a casi un millón de civiles, en su mayoría mujeres y niños, a huir a la frontera con Turquía para escapar de la masacre, bajo duras condiciones invernales.

Naciones Unidas informó que había registrado 299 muertes de civiles desde el 1 de enero, alrededor del 93% causadas por el gobierno sirio y sus aliados.

UN Human Rights on Twitter

"Los civiles que escapan de los combates están siendo encajonados en áreas sin un refugio seguro, áreas que se reducen cada hora. Y siguen siendo bombardeados. Simplemente no tienen adónde ir", dijo la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, en un comunicado.

En declaraciones a periodistas en Ginebra, la expresidenta chilena dijo que era "increíblemente cruel" que miles de civiles desplazados por los combates duerman bajo láminas de plástico con temperaturas gélidas y que encima sean bombardeados.

El vocero de la ONU, David Swanson, indicó que desde diciembre han escapado cerca de 900.000 personas, más de un 80% mujeres y niños, de zonas de conflicto en la provincia de Idleb y el oeste de Alepo.

UNICEF on Twitter

Aviones de guerra sirios y rusos continuaban el martes con la ofensiva contra el pueblo de Darat Izza en la provincia de Alepo, dijeron testigos, un día después de que dos hospitales fueron gravemente dañados.

The White Helmets on Twitter

En el hospital Al Kinana, había paredes destruidas y cables y suministros médicos cubiertos de polvo esparcidos por el suelo y dos miembros del personal resultaron heridos el lunes, dijeron testigos.

Joyce Karam on Twitter

En una aparición en la televisión nacional el lunes, Asad dijo que los avances militares presagian la derrota de los insurgentes tras una guerra de nueve años, aunque podría faltar tiempo para el final del conflicto. Las facciones rebeldes incluyen a grupos apoyados por Turquía y milicianos yihadistas.

Ante la pregunta de si Siria y su aliado Rusia estaban apuntando deliberadamente a civiles y edificios protegidos, el vocero de Derechos humanos de la ONU, Rupert Colville, respondió: "La gran cantidad de ataques contra hospitales, instalaciones médicas y escuelas sugeriría que no pueden ser todos accidentales".

Los ataques podrían constituir crímenes de guerra, afirmó.

"Niños y familias están atrapados entre la violencia, el frío intenso, la falta de comida y condiciones de vida desesperantes", dijo por su parte la directora ejecutiva de Unicef, el organismo de la ONU para la Infancia, Henrietta Ford.

UNICEF on Twitter

"Un desprecio tal por la seguridad y el bienestar de niños y familias ya es el colmo, y no debe continuar", agregó, citada por la cadena BBC.

Casi la mitad de la población de Idleb proviene de otras partes de Siria que debió dejar por los combates.

Las organizaciones humanitarias, incluyendo el Programa Mundial de Alimentos, de la ONU, se vieron obligados a interrumpir la distribución de ayuda debido a que los combates han impedido el movimiento de camiones por la región.

Con apoyo de la aviación de Rusia, el Ejército sirio conquistó 1.500 kilómetros cuadrados en Idleb en las últimas semanas, incluyendo unos 30 poblados solo el domingo pasado, consolidando su control en torno a la ciudad de Alepo, las más grande de Siria.

La región de Idleb incluye la provincia del mismo nombre y zonas rurales de la vecina provincia de Alepo, y es el último bastión de los insurgentes alzados en armas contra el régimen sirio desde 2011.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario