Sorpresiva visita de Brown a Afganistán para despejar dudas sobre la presencia militar local

Mundo

El primer ministro británico, Gordon Brown, realizó una visita sorpresa a Afganistán, donde se mostró a favor de un aumento del número de tropas en ese país.    

Brown afirmó desde la provincia sureña de Helmand que quiere ver acelerar el proceso de entrenamiento de soldados y policías afganos, que dijo necesitan de un fuerte apoyo de las tropas británicas.   

Además prometió dar más protección a las tropas que deben hacer frente a un gran número de bombas caseras en las rutas y caminos.   

La visita se da en medio de críticas que indican que el despliegue militar está siendo minado por una carencia de equipamiento y personal.

Gran Bretaña cuenta con unos 9.150 soldados en Afganistán, en su mayoría desplegados en Helmand, y desde el inicio del conflicto bélico en ese país, en octubre de 2001, han muerto 207 militares británicos.   

Durante su visita, Brown se reunió con el gobernador de Helmand, Gulab Mangal, con quien discutió sobre la situación de seguridad y gobierno de la provincia afgana, como también sobre las recientes elecciones en el país, según confirmó una portavoz de la residencia oficial de Downing Street, en Londres.   

El jefe del gobierno británico, que ayer realizó su cuarta visita a suelo afgano, afirmó que acelerar el entrenamiento de tropas afganas les permitirá "tomar más responsabilidades sobre sus propios asuntos".   

"Creo que podemos lograr el entrenamiento de otros 50.000 miembros de la Armada afgana para el próximo año", destacó el mandatario, que habló con las tropas británicas.   

"Estas fuerzas recibirán el apoyo y tutoría de las fuerzas británicas", agregó.   

En ese sentido, confirmó que ya arribaron a Afganistán nuevos equipamientos para los soldados, incluidos tanques y vehículos armados. 

Las fuerzas británicas participaron en las últimas semanas en operativos militares para garantizar la seguridad en las recientes elecciones presidenciales de comienzos del mes.   

En una visita a Helmand en abril pasado, Brown dijo que quería ver un aumento en el número de soldados afganos de 75.000 a 135.000 para 2011, como también de miles de policías más.    

Ahora, el premier sostuvo que el objetivo debe lograrse un año antes, para 2010.   


Según la BBC de Londres, Brown discutió con el jefe de la Fuerza Internacional de Asistencia y Seguridad (ISAF), el general estadounidense Stanley McChrystal, acerca de un eventual aumento en el número de tropas británicas a Afganistán para hacerse cargo de las tareas de entrenamiento.   

"(El general McChrystal) le pedirá pronto al presidente (Barack) Obama que son necesarias más tropas y muchas de ellas serán británicas", agregó.   

Por su parte, Brown dijo que desplegará para el otoño (boreal) a otros 200 soldados especializados en explosivos, que ayuden a las tropas a sortear los ataques con bombas.    

También se enviarán más aviones de vigilancia y vehículos de mayor protección, continuó.   

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario