Sucesión demoledora de golpes

Mundo

La muerte de «Manuel Marulanda» refuerza la sensación de descomposición que rodea a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), algo de lo que -más allá del carácter natural de la desaparición de su líder- es atribuible a las duras políticas de Alvaro Uribe.

  • Los golpes más severos sufridos por las FARC en los dos últimos años comenzaron con la muerte de alias «JJ», abatido cuando se movilizaba en una lancha.

  • Posteriormente, cayó el «Negro Acaeció», quien murió en un bombardeo en setiembre de 2007 y, en su momento, fue calificado como el revés más grave sufrido por las FARC.

  • A estas muertes siguieron las de «Martín Caballero», con quien cayeron otros 23 rebeldes en el norteño departamento de Bolívar; y la de «Martín Sombra», uno de los cabecillas del mando central de las FARC y muy cercano a «Tirofijo».

  • En lo que constituye hastael momento el mayor éxito del gobierno de Uribe contra los terroristas fue la muerte de Luis Edgar Devia, alias «Raúl Reyes», segundo al mando de las FARC. «Reyes» murió en territorio ecuatoriano en una operación militar realizada desde Colombia el pasado 1 de marzo, en un hecho que provocó una grave crisis entre Bogotá, Quito y Caracas.

  • También cayó «Iván Ríos», asesinado por sus propios hombres y recientemente, Nelly Avila Moreno, alias «Karina», quien entregó las armas en una zona rural del departamento de Antioquia.

    Asimismo debilitaron a las FARC la captura y posterior extradición a Estados Unidos de Ricardo Palmera, alias «Simón Trinidad», y de Nayibe Rojas, alias «Sonia».
  • Dejá tu comentario