Tragedia en una disco de México: estampida dejó 12 muertos

Mundo

México (ANSA) - Las autoridades mexicanas destituyeron a un jefe policial y ordenaron investigar a fondo la estampida ocurrida en una discoteca en la capital, en medio de un operativo anti-drogas, que causó 12 muertos y 8 heridos el viernes por la noche.

"La ciudad está de luto" a causa de hechos que "llenan a la ciudad de consternación, dolor e indignación", dijo el jefe de gobierno de la capital mexicana, Marcelo Ebrard, del izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD).

El funcionario acusó a los organizadores de la fiesta de actuar "con evidente irresponsabilidad y fuera de la ley".

Ebrard ordenó al procurador de Justicia, Rodolfo Félix, el "inmediato esclarecimiento de los hechos y el castigo a los responsables" y pidió al presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, Emilio Álvarez, que colabore en la indagación para que "sea transparente, imparcial y justa".

El intendente pidió la aplicación de la ley a los servidores públicos de la delegación (municipalidad) Gustavo A. Madero, "que hayan autorizado, permitido u omitido el cumplimiento de la ley" para "la operación de un lugar que evidentemente no debía" de permitir el ingreso de menores de edad.

También anunció el despido de varios funcionarios policiales relacionados con el operativo de seguridad en ese lugar, entre ellos Guillermo Zayas, funcionario policial de alto rango con jurisdicción en la municipalidad de Gustavo A. Madero.

Más de un centenar de personas fueron demoradas, la mayoría como testigos de la tragedia, originada al anunciarse el operativo en busca de drogas y alcohol en la discoteca News Divine, en el barrio Nueva Atzacoalco, una zona de clase baja en la ciudad.

Los testigos fueron liberados al mediodía de ayer (18 GMT).

Más de mil jóvenes se apretujaban al ritmo del "reggaetton", momento en el que se anunció la llegada de la policía después de una llamada anónima de los vecinos alertando sobre la venta de alcohol y drogas a menores de edad.

Cuando los jóvenes trataban de huir, se hallaron con que sólo podían hacerlo por una pequeña puerta mientras la salida de emergencia estaba bloqueada.

En consecuencia, decenas de ellos fueron aplastados por quienes buscaban abandonar el sitio, según testigos.

Familiares de las víctimas exigieron una "investigación a fondo" y acusaron al gobierno de "abuso de autoridad", al tiempo que adelantaron que demandarán judicialmente al gobierno de la ciudad por esta tragedia.

En tanto, testigos contaron que durante el allanamiento los policías cerraron las puertas del local y golpearon a los jóvenes.

"Estábamos tranquilos, bailando reggaetón. La policía empezó a llegar y el dueño dijo en el micrófono que iba a haber operativo", contó Liliana, citada por el sitio online del diario El Universal.

La joven acusó a la policía de lanzar gases lacrimógenos, lo que fue negado por fuentes de la alcaldía.

La policía aseguró que no bloqueó la salida y que la puerta de emergencia estaba bloqueda con cajas de cerveza y otros objetos, además de negar que hubiera habido disparos.

Ebrard prometió que "la verdad será esclarecida y la ley aplicada para que no exista impunidad".

"Ese es el compromiso que hoy asumo", dijo.

Familiares de los deudos se reunían hoy fuera de la sede del Servicio Médico Forense en espera de que les entreguen los cuerpos, después de que se logró la identificación de todos ellos la madrugada de ayer.

Dejá tu comentario