Tras seis meses, Bélgica llega a un acuerdo para formar nuevo gobierno

Mundo

Un acuerdo para formar un gobierno de transición en Bélgica, encabezado por el actual primer ministro, Guy Verhofstadt, fue anunciado por las autoridades belgas, a seis meses de las elecciones legislativas en las que se impuso la oposición nacionalista pero no logró el consenso necesario para alcanzar el poder.

El nuevo gobierno estará integrado por los liberales flamencos Open VLD, de Verhofstadt, y su similar francófono MR, junto a los democristianos flamencos CD&V y su partido mellizo francófono CDH, así como los socialistas (PS) del sector galo del país, informó un portavoz del primer ministro belga.

El anuncio fue realizado por el propio Verhofstadt, quien recibió el encargo del rey Alberto II de formar un nuevo gobierno tras el fracaso de las negociaciones encabezadas por el líder democristiano, Yves Leterme, para formar un gobierno de coalición.

Según Verhofstadt, el nuevo gobierno deberá impulsar por un lado negociaciones sobre una reforma del Estado, y por otro enfrentar asuntos urgentes como problemas sociales, económicos y medioambientales, con el fin de abrir el camino para un gobierno definitivo en la próxima primavera (boreal).

El gabinete transitorio podría ser aprobado en el Parlamento antes de Navidad, informaron las autoridades.

El 'premier' liberal flamenco, que perdió las elecciones del 10 de junio tras ocho años en el poder, humilló con su eficacia al ganador, el nacionalista democristiano Yves Leterme, que tras medio año de intentos abandonó, a principios de diciembre, su misión para construir la necesaria coalición entre francófonos y neerlandófonos del pequeño y dividido país.

En poco más de 24 horas desde su nombramiento como 'formador' de Gobierno, Verhofstadt logró un acuerdo entre los cinco grandes partidos a los dos lados de la frontera lingüística para formar un Ejecutivo provisional que permita salir de la parálisis.

La crisis de fondo que tendrá que afrontar el nuevo Ejecutivo es una agudizada tensión entre las dos principales comunidades lingüísticas del país, dividida entre el norte flamenco de lengua nederlandesa y el sur valón y francófono, la cual derivó en serios intentos divisionistas por parte de los primeros.

Dejá tu comentario