Trudeau y Trump dicen que Irán derribó el avión ucraniano y causó la muerte de 176 personas

Mundo

La tragedia se produjo el miércoles a la madrugada en Teherán, mientras se atacaba a bases de EE.UU. en Irak. Hablan de un cohete antiaéreo. Entre las víctimas, 146 tenían nacionalidad persa.

Ottawa, Washington y Teherán - La caída sobre territorio de Irán de un avión ucraniano de línea, registrada el miércoles a la madrugada en momentos en que la República Islámica lanzaba un ataque misilístico contra bases de Estados Unidos en Irak, cobró ayer un nuevo sentido al surgir fuertes sospechas de que el hecho pudo haber sido provocado por un proyectil persa. El mismo provocó la muerte inmediata de los 176 ocupantes del Boeing 737, 82 de los cuales iraníes, 63 canadienses, 11 ucranianos (incluidos los 9 tripulantes), 10 suecos, 4 afganos y 3 británicos. Como algunos pasajeros tenían doble ciudadanía, el total de personas con pasaporte iraní era de 146.

El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, anunció ayer que varias fuentes de inteligencia, incluidos los servicios su país, sugieren que la aeronave que se estrelló cerca de Teherán fue “derribada por un misil tierra-aire iraní”.

“Tenemos información de múltiples fuentes, incluidos nuestros aliados y nuestros propios servicios”, que “indica que el avión fue derribado por un misil tierra-aire iraní. Puede que no haya sido intencional”, dijo en una conferencia de prensa.

El canciller de Trudeau, François-Philippe Champagne, le pidió a su par iraní, Javad Zarif, que especialistas de su país participen de las pesquisas ya que “Canadá y los canadienses tienen preguntas que necesitan respuestas”.

En tanto, en Washington, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, afirmó tener “sospechas” en el mismo sentido.

“Tengo mis sospechas”, dijo. “Estaba volando en un vecindario bastante duro y alguien podría haber cometido un error”, añadió.

Según el republicano, “algunas personas dicen que fue un problema mecánico. Personalmente no creo que eso esté siquiera en cuestión. Sucedió algo terrible”.

Funcionarios estadounidenses no identificados explicaron a medios locales que los sistemas de defensa antiaérea iraníes probablemente derribaron por error el Boeing 737 de Ukraine International Airlines. Funcionarios iraníes se hicieron con las cajas negras de la aeronave siniestrada, pero no han dado información sobre la información que contienen.

Newsweek, CBS y CNN dijeron que los datos satelitales, de radar y electrónicos indicaron la trágica equivocación.

Expertos señalaron que las imágenes difundidas en internet del fuselaje destrozado de la aeronave mostraban múltiples agujeros que podrían corresponderse con la metralla desprendida del estallido de un cohete justo fuera del avión.

“Marcas similares fueron visibles en los restos de MH17”, dijo el reportero de CNN Jim Sciutto, refiriéndose al vuelo de Malaysian Airlines derribado el 17 de julio de 2014 sobre la zona del este de Ucrania por un misil tierra-aire diseñado por Rusia.

En tanto, la Organización de la Aviación Civil (CAO) iraní reiteró ayer que el Boeing 737 siniestrado tuvo que dar media vuelta poco después de haber despagado en Teherán despegar debido a un “problema”.

Las autoridades del régimen teocrático chiita descalificaron las sospechas. “Varios vuelos nacionales e internacionales volaban al mismo tiempo en el espacio iraní a la misma altura de 8.000 pies, y esta historia del ataque con misiles en el avión no puede ser en absoluto correcta”, según un comunicado del ministerio de Transporte de Irán.

Sin embargo, anoche Teherán invitó a los países con ciudadanos entre las víctimas a participar de la investigación e, incluso, a la firma Boeing. Esto último, sin embargo, requeriría autorización de Trump en el marco de las sanciones en vigor.

El Gobierno de Ucrania pidió, por su parte, a sus aliados occidentales las pruebas que ayuden a establecer qué ocurrió.

“Nuestro país tiene el más absoluto interés en que se establezca la verdad. Es por eso que llamamos a los socios occidentales de Ucrania: si tienen pruebas que ayuden a la investigación, les pedimos que nos las proporcionen”, señaló la Presidencia en un comunicado difundido en Kiev.

El tema provocó varias reacciones internacionales. En ese marco, el primer ministro británico, Boris Johnson, pidió en una conversación con el presidente ucraniano, Volodomir Zelenski, “una investigación completa, creíble y transparente sobre lo sucedido”. “Los informes que hemos visto son muy preocupantes y los estamos examinando con urgencia”, añadió.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario