El expresidente Poroshenko vuelve a Ucrania y atiza el conflicto con Rusia

Mundo

El exmandatario, principal detractor del gobierno de Kiev, está acusado de "alta traición" por hacer negocios con los separatistas prorrusos.

El expresidente Petro Poroshenko regresó este lunes a Ucrania, a pesar de la amenaza de ser detenido por "alta traición", un caso que podría provocar una crisis política interna en medio de tensiones con Rusia.

Su vuelo aterrizó poco después de las 07:10 GMT (04:10 hora argentina) en el aeropuerto Sikorsky de Kiev procedente de Varsovia.

Poroshenko, que llevaba un mes fuera de Ucrania, pasó el control de pasaportes a toda prisa, alegando después que los guardias fronterizos habían intentado no dejarle entrar.

Está previsto que comparezca ante el tribunal este mismo lunes en una audiencia en la que se decidirá si se decreta la prisión preventiva del exjefe de Estado y opositor al presidente Volodimir Zelenski.

Las autoridades "nos tienen mucho miedo", dijo Poroshenko. "Han dirigido todos sus esfuerzos no a la protección del Estado contra el agresor [ruso], sino a la lucha contra la oposición", afirmó.

Frente al aeropuerto se reunieron varios miles de sus partidarios con pancartas que rezaban "Necesitamos la democracia" o "El país necesita a Porokh", apodo de Poroshenko.

Poroshenko acusa a su sucesor de haber ordenado su enjuiciamiento para "desviar la atención" de los verdaderos problemas del país.

El expresidente de 56 años es el principal rival del actual mandatario y uno de los hombres más ricos de Ucrania.

Las autoridades sospechan que durante su presidencia tuvo vínculos comerciales con los separatistas prorrusos del este, lo que constituiría un acto de "alta traición".

El enfrentamiento se produce mientras Ucrania teme una invasión de su vecina Rusia, que lleva meses concentrando tropas y blindados en la frontera.

Moscú niega cualquier plan de ofensiva militar, pero exige que los estadounidenses y los europeos se comprometan a no aceptar nunca el ingreso de Ucrania en la OTAN bajo pena de represalias. Una demanda rechazada hasta ahora.

En este contexto, Kiev acusó el domingo a Rusia de estar detrás de un gran ciberataque que tuvo como objetivo las páginas web de varios ministerios la semana pasada.

Poroshenko, cuya fortuna está estimada en 1.600 millones de dólares por la revista Forbes, dirigió el país de 2014 a 2019 antes de ser derrotado por Zelenski.

El expresidente, que ahora es diputado, se ha visto implicado en decenas de casos judiciales. En diciembre, las autoridades anunciaron que era sospechoso de "alta traición".

A principios de enero, un tribunal de Kiev ordenó la congelación de los bienes del expresidente, que posee una gran empresa de confitería, Roshen, y dos canales de televisión.

Se sospecha que facilitó la compra de carbón a empresas del este de Ucrania, controlado por los separatistas prorrusos, en guerra con Kiev.

Los hechos se remontan a 2014 y 2015 y suponen unos 48 millones de euros (54,8 millones de dólares). El delito se castiga con 15 años de prisión.

Ucrania vive desde 2014 un conflicto en el este del país entre las fuerzas de Kiev y los separatistas prorrusos que ha dejado más de 13.000 muertos y que comenzó después de que Moscú anexionara la península de Crimea.

Temas

Dejá tu comentario