Rusia reconoce que la ayuda occidental a Ucrania impidió un final rápido, mientras Kiev busca más fondos

Mundo

Estados Unidos proporcionó datos de inteligencia que Ucrania empleó para matar generales rusos. Moscú bombardea ininterrumpidamente Azovstal, en Mariúpol.

La ayuda militar y en materia de información que los países occidentales proporcionan a Ucrania impide que Rusia concluya rápidamente su ofensiva, indicó el jueves el Kremlin, asegurando no obstante que cumpliría con todos sus objetivos.

"Estados Unidos, Reino Unido, la OTAN en su conjunto comparten permanentemente informaciones con las fuerzas armadas ucranianas. Combinado con las entregas de armas, estas acciones no permiten acabar rápidamente la operación", dijo a la prensa el vocero de la presidencia rusa, Dmitri Peskov, en reacción a una publicación el miércoles de The New York Times.

Según este diario, que cita fuentes anónimas de los servicios de inteligencia estadounidenses, las informaciones proporcionadas por Estados Unidos al ejército ucraniano permitieron ubicar a una docena de generales rusos cerca del frente.

De acuerdo al diario, Washington compartió localización y otros detalles de los cuarteles generales móviles de Rusia, que cambian de ubicación frecuentemente. Datos geográficos que los militares de Kiev combinaron con sus propias informaciones de inteligencia, incluyendo la interceptación de comunicaciones.

Estas acciones occidentales "no tienen capacidad para impedir" que se cumplan los objetivos de la ofensiva en Ucrania, insistió Peskov.

Embed

El vocero del Kremlin también afirmó que los corredores humanitarios "están funcionando" el jueves en la acería Azovstal para evacuar a los civiles de este último foco de resistencia de los combatientes ucranianos en la ciudad portuaria de Mariúpol.

"Los corredores están funcionando allí hoy", afirmó, desmintiendo las declaraciones de Ucrania según las cuales se estaban produciendo combates entre las fuerzas rusas y ucranianas para controlar las instalaciones.

"La parte ucraniana y sobre todo (los combatientes) que están refugiados en el lugar de la acería son conocidos por fabricar muchas mentiras", aseguró.

Azovstal está desde hace horas bajo una lluvia de bombas rusas que no parece tener fin. "A partir de ahora, si existe el infierno en el mundo, está en Azovstal. Los últimos once kilómetros cuadrados de libertad en Mariúpol se transformaron en un infierno", dijo Petro Andriushchenko, consejero del alcalde de la ciudad, a la CNN.

"Asaltos sin descanso, incluso de noche con la regulación del fuego de los dones. en algunas zonas las hostilidades ya están más allá de los límites de la planta", agregó , que dijo que las zonas residenciales cercanas debieron ser evacuadas.

En tanto, el presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, anunció este jueves el lanzamiento de un proyecto para recaudar fondos a nivel internacional con los que ayudar a las autoridades y la sociedad ucranianas a hacer frente a los estragos derivados de la ofensiva militar de Rusia.

La iniciativa, que lleva por nombre 'United24', tiene como primera herramienta un portal desde el que realizar donaciones en tres apartados distintos: defensa y desminado, ayuda médica y reconstrucción. Los fondos llevarán al Banco Nacional de Ucrania, que se encargará de repartirlos entre los distintos ministerios, según consta en la página web.

"Juntos, tenemos el potencial de detener la guerra que ha iniciado Rusia y reconstruir lo que Rusia ha destruido", dijo Zelenski en un vídeo publicado en Twitter. "Juntos, podemos ayudar a que la libertad derrote a la tiranía", agregó.

Dejá tu comentario