Un sector de las FF.AA. abandona a Bolsonaro y busca una alternativa propia para 2022

Mundo

Así lo informó el diario O Globo, que consiguió testimonios de varios generales. El sector castrense es uno de los pilares del Gobierno de Brasil. Arrecia el covid-19, las encuestas muestran desgaste y el Congreso vuelve a hablar de juicio político.

Río de Janeiro - Las Fuerzas Armadas, uno de los pilares del Gobierno de Jair Bolsonaro, han comenzado a dividirse debido a los crecientes problemas de presidente de Brasil, cercado por una crisis sanitaria sin precedentes, una caída en las encuestas y amenazas de juicio político en el Congreso.

Según señaló ayer el influyente diario O Globo, un grupo de militares que colaboró en la campaña que llevó a Bolsonaro al poder en 2018, comenzó a trabajar en pos de una alternativa diferente a su reelección para los comicios de octubre del año que viene.

Convencidos de que los permanentes tropiezos de la administración de ultraderecha lesionan el prestigio de las Fuerzas Armadas y que la reivindicación legal y política de Luiz Inácio Lula da Silva abren la posibilidad de que este retorne al Palacio del Planalto, esos hombres comienzan a explorar la posibilidad de impulsar una tercera vía.

De acuerdo con analistas, ese grupo todavía es minoritario en los cuarteles, pero abre una brecha difícil de ignorar por los elementos que aún se mantienen dentro del Gobierno, en el que ocupan numerosos cargos y resortes de poder.

Consciente de la situación, Lula da Silva “quiere retomar las relaciones con las Fuerzas Armadas” y “pretende hacer pronto una declaración dirigida a sus miembros” a fin de quitarle al bolsonarismo de uno de sus principales pilares.

En las últimas semanas, Lula da Silva recibió excelentes noticias del Supremo Tribunal Federal, que primero declaró incompetente al exjuez Sergio Moro en las causas en que este lo había condenado y, luego, señaló que el exmagistrado directamente actuó con parcialidad en contra del exmandatario de izquierda, poniendo en peligro todo el edificio jurídico de la operación Lava Jato.

“Si obtiene adhesiones, la articulación puede abrir una brecha en el plan del actual presidente para buscar un nuevo mandato”, dijo O Globo que destacó “la presencia masiva (de militares) en la administración, en la que ocupan aproximadamente seis mil puestos”.

El tradicional periódico de Río de Janeiro dijo haber constatado esa información con “siete generales y un coronel, todos de reserva, que defendieron la necesidad de una tercera vía. Seis de ellos han ocupado cargos en el actual Gobierno. Cuatro se manifestaron de manera reservada”.

“El centro tiene ahora una gran oportunidad porque un grupo está perdido en la corrupción y el otro no sabe gobernar. ¿Y para qué son las elecciones? Para corregir. Necesitamos volver a la normalidad y al equilibrio”, declaró el general Carlos Alberto dos Santos Cruz, exministro de la Secretaría de Gobierno.

“El general Maynard Santa Rosa, quien ocupó la Secretaría de Asuntos Estratégicos hasta noviembre de 2019, coincide con su colega: ‘El regreso del Partido de los Trabajadores sería un retroceso inaceptable. Por su parte, el actual Gobierno no ha cumplido con su propio discurso y con lo que todos esperaban”, añadió.

Según recordó O Globo, “la semana pasada, el general de reserva Paulo Chagas, quien se postuló para el gobierno del Distrito Federal en 2018 con el apoyo de Bolsonaro, distribuyó un texto en las redes sociales con el título ‘Renovar es necesario’. En el mensaje dice que ‘Brasil no tiene rumbo y que es hora de construir una tercera vía’”.

Bolsonaro conserva un núcleo duro de partidarios y un 30% de opiniones favorables, pero el 54% de los brasileños desaprueba su gestión de la pandemia, según una encuesta reciente del instituto Datafolha.

“Jair Bolsonaro ahora quiere convencer a los brasileños de que es el presidente de la República y no el irresponsable que todos conocen”, escribió el jueves el diario O Estado de São Paulo en un editorial.

En el Brasil de fin de marzo de 2021 no hay playas ni bares ni comercios, no hay vehículos para vender en las concesionarias por la falta de producción y no hay camas de terapia intensiva para no morir de covid-19.

La pandemia se ha transformado en la causa de decesos masiva que se recuerde en el país, más de 303.000 personas en 12 meses. Desde el inicio del año, más de 500% aumentó la muerte de mayores de 30 años por el coronavirus, según el informe del viernes por la noche lanzado por el laboratorio federal Fiocruz.

Ante semejante panorama, el presidente ha actuado con enorme irresponsabilidad, coinciden la prensa y los principales analistas políticos.

Dejá tu comentario