Una hemorragia por dos cortes en muñeca causó la muerte de Kelly

Mundo

La causa de la muerte del experto en armas británico David Kelly fue una hemorragia producida por dos cortes en su muñeca izquierda, según confirmó hoy ante un tribunal el patólogo del Gobierno Nicholas Hunt.

Los análisis forenses han hallado además restos elevados de un analgésico en su cuerpo y han descubierto que el fallecido sufría arterioesclerosis, aunque estos dos factores no hubieran sido suficientes para causarle la muerte.

El doctor Hunt, experto en patologías del ministerio de Interior, confirmó hoy la conclusión de la autopsia practicada al cuerpo de Kelly por Nicholas Gardiner, forense del condado de Oxfordshire, realizada poco después de que apareciera muerto el 18 de julio.

Esos detalles sobre el análisis forense se conocieron durante la comparecencia de Gardiner y Hunt ante el juzgado de instrucción de Oxford (norte de Londres) con motivo de la reanudación de la investigación policial sobre la muerte del doctor Kelly, de 59 años.

La investigación fue reabierta hoy y, unas horas después, cerrada para no interferir con las pesquisas que lleva a cabo en Londres el juez James Hutton, a quien el Gobierno británico encargó que esclareciera la muerte de Kelly.

Los medios británicos califican de suicidio la muerte de Kelly, fuente de una polémica información de la BBC acerca de que el Gobierno británico había exagerado las pruebas contra Irak para justifica la guerra contra ese país.

Su cuerpo fue hallado desangrado en un camino cerca de su casa en Oxfordshire, junto a un cuchillo y un tubo de calmantes Co-Proxamol.

Lord Hutton cree que la causa más probable de la muerte es el suicidio, pues el científico se había quitado las gafas antes de fallecer.

Ante el tribunal, Hunt explicó hoy que Kelly presentaba dos heridas mortales en su muñeca causadas por un objeto cortante, detectadas junto a otras incisiones que no hubieran podido, por sí solas, causarle el fallecimiento.

Por su parte, Gardiner indicó que otras causas secundarias de la muerte -aunque no suficientes para provocar por sí solas el fallecimiento- fueron los analgésicos ingeridos por el científico y la arterioesclerosis coronaria que padecía.

Según el informe toxicológico, la dosis del analgésico Co-Proxamol hallada en el cuerpo de Kelly superaba la necesaria para fines terapéuticos.

Gardiner considera que estas aclaraciones pueden ser útiles para la investigación judicial que dirige lord Hutton.

Dejá tu comentario