Zapatero ahora pide unidad contra la acechanza de ETA

Mundo

Madrid (EFE, AFP, Reuters, ANSA) - El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, llamó ayer a la unidad de todos los partidos políticos tras recibir un duro golpe de la organización separatista vasca ETA, que anunció el lunes el cese de su tregua declarada en marzo de 2006. Sin embargo, el opositor Partido Popular condicionó su apoyo a que el gobierno socialista desista de volver a negociar con la agrupación terrorista, una estrategia que dividió a la sociedad española y reveló finalmente su fracaso.

ETA hizo su anuncio a través de un comunicado publicado en el diario vasco «Berria», en el que afirmó que «no se dieron las condiciones mínimas» para un proceso de negociación con Zapatero. El momento que establecieron para la ruptura de la tregua unilateral de 15 meses fue la 00.00 de hoy, hora local, a partir de cuando los terroristas actuarán «en todos los frentes en defensa de Euskal Herria» (País Vasco).

ETA, que de hecho había roto su alto el fuego el 30 de diciembre pasado con un atentado en la Terminal Cuatro del madrileño aeropuerto de Barajas, en el que murieron dos inmigrantes ecuatorianos, afirmó además que «Zapatero se convirtió en fascismo».

Poco después de que se conocierala publicación, el mandatariovisiblemente golpeadohizo una declaración en el Palacio de la Moncloa, en la que sostuvo que ETA «vuelve a equivocarse», como hizo en el pasado, y confió en que a partir de ahora haya un respaldo unánime de todos los partidos españoles al Ejecutivo en este tema.

Asimismo, se dirigió a los vascos para asegurarles que realizó todos los esfuerzos posibles para lograr la paz, un objetivo en el que seguirá empeñándose y que confía que llegará «más pronto que tarde». «El futuro de los vascos depende y dependerá de ellos mismos en el marco de la ley y de la democracia, nunca dependerá de la violencia terrorista», afirmó.

Para el jefe del Ejecutivo, la decisión de ETA «va radicalmente en la dirección contraria al camino que desean la sociedad vasca y española, el camino de la paz, un camino que sólo tiene un final, el del abandono definitivo de las armas, un camino que sólo puede iniciarse y recorrerse con la renuncia completa a la violencia».

Zapatero llamó ayer, a primera hora de la mañana, al líder de la oposición, el presidente del Partido Popular Mariano Rajoy, apenas se conoció la noticia. Ambos y acordaron reunirse la próxima semana. «Yo deseo que el gobierno de España rectifique, le pido que lo haga», señaló Rajoy, que también reclamó al Ejecutivo que aclare «que ya no habrá ninguna cesión ni ninguna negociación con la organización terrorista ETA».  

  • Destino

    Según el líder de la oposición, «ETA debe perder toda esperanza de cualquier negociación y debe saber que su único destino es su derrota con los instrumentos propios de un Estado de Derecho y democrático».

    El PP ha protagonizado fuertesenfrentamientos con el gobierno socialista en los últimos meses a propósito de la política a seguir con ETA, sobre todo después del atentado en Barajas. Meses antes, la oposición también había rechazado el inicio del proceso de diálogo, anunciada por el gobernante el 29 de junio de 2006. La decisión de ETA supone un duro golpe de cara a las elecciones generales del próximo año, en las que Zapatero, que se implicó directamente en el proceso de paz, tiene previsto presentarse a la reelección, indica la prensa española.
  • Dejá tu comentario