PRO reacomoda interna bonaerense: frente y contrafrente de un escenario con alianzas y perjudicados

Nacional

Rumbo al 2023 el partido amarillo termina de delinear un cuadro que expone una rivalidad con Santilli, de un lado, y Ritondo, Iguacel, De la Torre y Grindetti del otro lado.

Con los números puestos de las elecciones del 2021, en las que se presentó como primer candidato a diputado nacional del PRO por la provincia de Buenos Aires, Diego Santilli terminó de entender que parte del camino hacia el sillón de Dardo Rocha ya lo tenía transitado. Y así también lo vieron quiénes estaban a su alrededor. El exvicejefe de Gobierno porteño se convirtió, en los hechos, en el principal aspirante a la gobernación por el partido amarillo.

Sin embargo, puertas adentro, no todos quedaron conformes con esa realidad. Y los motivos son claros. Para empezar, “si no hay competencia, no se camina”, suelen decir desde el peronismo, y así también lo entendieron desde el PRO. Pero, además, no todas las terminales internas del partido estaban conformes con la idea de que el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta se quede con las dos principales candidaturas.

Fue así que de a poco cada aspirante nacional fue encontrando su binomio provincial, algunos con posiciones fuertes y con el deseo real de salir a competir y otros para marcar la cancha y asegurarse presencia propia en el armado de listas y puestos de valor en el futurismo de un triunfo.

Sin embargo, con el correr de los meses, luego de idas y vueltas, todo volvió un poco a foja cero con un claro objetivo final en el que, de a poco, va decantando el panorama provincial: un frente y un contrafrente bonaerense.

Con Santilli posicionado en la línea interna de Rodríguez Larreta, hoy del otro lado de la vereda desmienten acuerdos políticos, pero en lo concreto, por lo bajo, hay una línea común. La foto entre Patricia Bullrich y Cristian Ritondo realizada la semana pasada en la casa del exministro de Educación y actual diputado nacional, Alejandro Finocchiaro, encendió las alarmas internas.

Tanto que la exministra de Seguridad de la Nación tuvo que salir a aclarar que “el candidato que nosotros hemos decidido es Javier Iguacel y hemos invitado a Joaquín de la Torre, que me parece una persona bien interesante; ellos dos van a dirimir de acuerdo a algún sistema cuál va a ser el candidato. Con Ritondo fuimos a cenar y tuvimos una charla. No tenemos un acuerdo político”.

Días atrás Bullrich había subido a la pelea también al senador bonaerense para sumar músculo político en el Conurbano. Pero la postal no cayó bien entre algunos dirigentes. “Nuestra candidata a María Eugenia. Son los medios quienes ponen y sacan, pero nosotros trabajamos para que ella sea presidenta ”, le dijo a Ámbito un diputado bonaerense que responde al binomio Vidal-Ritondo.

Es que, luego de la foto, fue el propio Mauricio Macri quien, pese a sacar a la cancha carteles en tándem con el jefe comunal de Lanús, Néstor Grindetti, volvió a subir a la exgobernadora como aspirante nacional con el fin de ponerle otro freno a Larreta y también abrirle el juego a su primo, Jorge Macri, en la Ciudad. “Me encantaría volcar todo el aprendizaje y la vocación de servicio como presidenta”, aseguró la legisladora nacional antes de emprender un nuevo viaje en modo presidenciable rumbo a Catamarca.

Otras aristas

El encuentro entre Bullrich y Ritondo también abrió otro frente interno en los distritos. Sucede que, más allá de que se haya negado el acuerdo, hoy cada línea política cuenta con sus candidatos en los diferentes distritos. Y cada vez son más los referentes que se alinean en una u otro terminal con la clara intención de, al menos, sentirse candidatos. “ El orden se va a dar de arriba para abajo. Lo tenemos claro. Pero no hay nadie que te vaya a decir que se referencia tanto en Patricia como nosotros. No nos sumamos para agrandar el montoncito, lo hacemos porque sentimos que ella sea nuestra presidenta ”, le dijo a este medio una referente del Conurbano.

En ese marco, a la vez, los equipos de unos y otros vienen trabajando en conjunto. No como parte de un acuerdo, pero sabiendo que la puja es que con Santilli. Algo que, a la vez, también se da entre la base territorial de Ritondo y Grindetti. Y donde ahora también podría entrar la línea de Ricardo López Murphy, con la clara intención de contener el voto que podría irse para libertarios que, según las encuestas, aumentan su imagen también en PBA.

Dejá tu comentario