Tierra del Fuego reclama ante ONU por ejercicios militares en Malvinas

Nacional

Melella formalizó quejas por la intensificación de prácticas británicas con tropas, aviones y barcos. La provincia busca, como jurisdicción usurpada, tener una política propia articulada con Cancillería.

Tras alertar en las últimas semanas por la intensificación de ejercicios militares en las Islas Malvinas, el gobernador de Tierra del Fuego, Gustavo Melella, envió ayer una carta de reclamo a Antonio Guterres, secretario General de las Naciones Unidos, en donde recalca la “tensión innecesaria en el Atlántico Sur”.

El gobierno fueguino, que tiene bajo su órbita la jurisdicción de Malvinas, busca también tener una política propia e integrada a la nacional. Y, en este, caso la presentación de Melella está articulada con la administración de Alberto Fernández. La intención es presentarse ante los organismos internacionales como una de las partes afectadas, ya que la usurpación también es del territorio provincial. Y, en ese sentido, en la administración de Tierra del Fuego entienden que la política más dura respecto a la cuestión que lleva adelante ahora la Casa Rosada tiene vinculación con los ejercicios militares.

“Como representante de los habitantes de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur, no puedo dejar de expresar nuestra extrema preocupación por la realización de estas maniobras navales, aéreas y militares en territorio argentino -y de nuestra provincia- ilegalmente ocupado por el Reino Unido, lo que constituye una injustificada demostración de fuerza y un deliberado apartamiento de los establecido en las más de 40 resoluciones de la Asamblea General de las Naciones Unidos”, dice el texto al que accedió Ámbito.

Tierra del Fuego.pdf

Asimismo, en diálogo con este medio, Andrés Dachary, secretario de Malvinas, Antártida, Islas del Atlántico Sur y Asuntos Internacionales, mencionó que “ya hace algunos años el Reino Unido realiza ejercicios de distintas naturaleza, pero no con el actual volumen de aviones, barcos y tropas, que presenta coincidencias con el giro en la mirada de la administración nacional sobre las islas”. Y aclaró que hay una intención del nuevo Ejecutivo provincial de colaborar con Cancillería.

El funcionario de Melella recordó que hace una semana también se envió carta al embajador británico en la Argentina, Mark Kent, pidiendo el cese de ejercicios, que “son una amenaza no sólo para los argentinos y los fueguinos, sino para todo el continente”. “Es un momento donde sabemos que está en tela de juicio la eficacia de la ONU para resolver cuestión de fondo. Pero no había sucedido hasta ahora que una gestión provincial llevara el reclamo a Naciones Unidas”, sostuvo Dachary.

En Tierra del Fuego afirman que el problema tiene tres ejes. El ligado a la soberanía, pero también la militarización y la proliferación de armas nucleares. “Hay ejercicios con submarinos de propulsión nuclear, que de tener un accidente destruirían todo nuestro ecosistema”, dijo el secretario provincial.

En la carta dirigida a Guterres, Melella insiste en la “reiterada negativa del Reino Unido a reanudar las negociaciones a la que instan las Naciones Unidas y en sus ilegales medidas unilaterales”. Y rechaza los argumentos “defensivos” con que Gran Bretaña justifica la militarización de las Malvinas, al mencionar que desde el retorno a la democracia Argentina ha buscado siempre la vía diplomática. También resalta al Gobierno nacional, y cita una frase de Alberto Fernández en la apertura de sesiones legislativas: “No hay más lugar para colonialismos en el Siglo XXI”.

Por otra parte, en la provincia están revisando las acciones judiciales que ya existen para probablemente adecuarlas, a los fines de buscar una compensación económica de parte de las empresas que operan en Malvinas. “Todas las actividades del Atlántico Sur son ilegales a los ojos de la provincia. Hay un saqueo de recursos naturales, y tenemos que dejar de permitir que sea gratuito para las empresas”, dijo Dachary. “Vamos a seguir articulando acciones y tener vínculo con actores del sistema internacional. Hay un abanico de potenciales socios que luchan contra colonización o la proliferación de armas”, concluyó el funcionario fueguino.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario