Deudas provinciales: Mendoza (como Buenos Aires) prorrogó vencimiento de oferta al 11-S

Nacional

El gobierno de Rodolfo Suarez extendió el plazo para aceptar la propuesta. Lleva 66% de adhesión sobre los 75% que necesita para dar por concluido el proceso.

La renegociación de las deudas provinciales tuvo hoy un nuevo capítulo, con la prórroga hasta el 11 de septiembre del plazo de la oferta que el gobierno de Mendoza del radical Rodolfo Suarez realizó a los bonistas de dos títulos bajo legislación extranjera.

El Ministerio de Finanzas del distrito cuyano, comandado por Lisandro Nieri, busca reestructurar unos u$s590 millones y el 6 de agosto había pedido una prórroga hasta mañana para intentar alcanzar el 75%de adhesión al canje, cifra necesaria para darlo por concluido. Anoche, el gobierno mendocino anunció una nueva prórroga, e informó que la adhesión que había cosechado a inicios de agosto del 60% se ubica ahora en el 66,25%. Sin embargo, aún restan voluntades para alcanzar acuerdo con las tres cuartas partes de los tenedores de esos títulos provinciales.

Dos semanas atrás una decisión similar tomó el gobierno bonaerense de Axel Kicillof, cuando extendió también hasta 11 de septiembre el plazo para sumarse a la propuesta de reestructuración de deuda bajo legislación extranjera por u$s7.148 millones.

El acuerdo alcanzado por el gobierno nacional con sus bonistas le dio optimismo a las provincias que buscan renegociar su deuda. Muchas de ellas, como Neuquén o Entre Ríos, lanzaron sus procesos con posterioridad, con el éxito de Martín Guzmán arriba de la mesa.

Así, avanzan ahora en el marco de una estrategia consensuada con Nación -con el titular de la Unidad de Apoyo de la Sostenibilidad de la Deuda Pública Provincial, Rafael Brigo, como ejecutor-. Los mandatarios apuestan a conseguir mejores plazos y tasas luego del acuerdo nacional, respecto de un volumen de deuda que involucra unos $ 11 mil millones.

Los casos de Mendoza y Buenos Aires (que usaron como estrategia dejar de pagar cupones mientras negocian, a diferencia del caso del gobierno cordobés de Juan Schiaretti -entre otros- que siguió girando intereses) son claves para el resto de los gobernadores, y ahora tendrán un round clave el 11-S. El bonarense, porque el volumen de la deuda sobre el total que acumulan los estados subnacionales puede convertirla en el caso testigo, si bien hay cierto consenso en que difícilmente pueda igualar las condiciones selladas por Guzmán en el plano nacional.

Mendoza, también es mirada con atención desde el resto de las provincias porque se había adelantado a presentar su oferta respecto a otros distritos. Luego del primer rechazó la mejoró y es sin quita de capital. Por eso, la pelota, en verdad, la tienen los bonistas: si otras provincias se adelantan con acuerdos con condiciones menos ventajosas, quedarían en posición incómoda para una negociación posterior. Así, las negociaciones avanzaban con un grupo de acreedores que poseen cerca de u$s 100 millones, de los u$s 70 millones que necesitaba Mendoza para dar por cerrado el canje.

Dejá tu comentario