El PRO realinea interna bonaerense; UCR y Coalición Cívica siguen sin empoderar candidato

Nacional

La oposición comienza a dar indicios de cómo será la batalla rumbo a la confrontación electoral de 2023 contra el gobernador Axel Kicillof. El PRO rumbo a partirse en dos líneas, el radicalismo en busca de un nombre que aúne y la CC, sin aspirantes de peso. El peronismo republicano quiere meterse en la disputa.

El esquema es simple: cuatro referentes nacionales para cuatro candidatos a gobernador de la provincia de Buenos Aires. Sin embargo, no todo es lo que parece. O, al menos, no es tan así cómo los mismos dirigentes lo plantean. Sucede que, con el correr de los días, todo parece ir camino a un escenario de dos.

Y el principal ordenador de ese movimiento es hoy el expresidente Mauricio Macri y, en consecuencia, quien hoy camina el territorio provincial en su nombre, el intendente Lanús, Néstor Grindetti. Sucede que más allá de que el jefe comunal se muestre con deseos de pelear, al menos en la previa, por el sillón en el que hoy se sienta el gobernador Axel Kicillof, su principal función en la actualidad pasa por intentar generar los lazos necesarios para generar una tranversalidad que le permite al PRO no ahogarse en sus propios disputas.

Cabe recordar que Grindetti fue el jefe de campaña del diputado nacional Diego Santilli, el tándem bonaerense para la candidatura de presidencial del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. El alcalde hoy se muestra cercano a Cristian Ritondo, el otro aspirante bonaerense que se espeja en la referente nacional y excandidata a gobernadora, María Eugenia Vidal.

Y aquí yace buen parte de la cuestión. “Si Mauricio sale a jugar, todo se acomoda”, le dicen a este medio desde un sector del PRO bonaerense. Y agrega: “Y con María Eugenia (Vidal) son la dupla perfecta”. La idea de una parte del PRO hoy pasa por volver a reposicionar a Macri en tándem con la exgobernadora. Y, en ese diagrama, Ritondo se erige como el principal aglutinador del movimiento bonaerense del partido más allá de Santilli.

La lectura que hacen desde los halcones bonaerenses es que el exministro de Seguridad incluso captaría el apoyo del intendente de Capitán Sarmiento, Javier Iguacel, quien hoy coquetea con ser el espejo provincial para las aspiraciones nacionales de la actual presidenta del PRO, Patricia Bullrich.

Claro, es una mirada parcial. Desde las palomas no se muestran tan convencidos. Sienten que hasta hace poco todo estaba dado para poder ir al frente en Nación, Provincia y CABA. Pero hubo reposicionamientos y la irrupción de Macri cambió el mapa político interno.

De todos modos, el PRO después de posicionar a su candidato, tendrá que dar la pelea interna con las otras facciones que conformar Juntos. Y pese a que hoy se sienten sin competencia, lo cierto es que desde las bases del radicalismo piden apuran la consolidación de un candidato.

Sin embargo, hoy por hoy, la UCR primer da vueltas en derredor de un plan de gobierno para tener como línea fundamental. Y, desde ahí, ver quiénes son los nombres que mejor se adaptan. Hoy solo tienen aspirantes dos espacios. Evolución, con el diputado nacional Martín Tetaz, a la cabeza; y la pata opositora del comité provincial, comandada por el jefe comunal de San Isidro, Gustavo Posse.

El salto del legislador nacional Facundo Manes a la puja nacional dejó algo huérfano al oficialismo, quien hoy le pide a Maxi Abad, que sea su candidato. Algo que el presidente del bloque de Juntos en la Cámara baja, no pretende.

Por el lado de la Coalición Cívica, la situación es más clara. Y tras la cumbre virtual que llevaron a cabo la semana pasada la idea es no hablar de candidaturas. Con dos aristas. Por un lado, diferenciarse de los otros socios de Juntos; por el otro, que hoy no hay un referente provincial que pueda salir a disputar una pelea fuerte en territorio bonaerense.

Para cerrar, queda claro que el senador bonaerense de Peronismo Republiacano, Joaquín De la Torre, quiere jugar. Basta con ver cómo eligió a Diego Santilli como principal opositor interno tras los cruces por un video en el que el diputado nacional explica cómo funciona el tráfico de drogas entre dos distritos del Conurbano. La intención, claro está, es reposicionarse y comenzar a ganar peso hacia adentro.

Dejá tu comentario