"Desterradas" cuasimonedas, analizan bonos a proveedores

Nacional

El presidente instó a los gobernadores a descartar ese instrumento. Mandatarios exploran ahora tomar camino iniciado por Buenos Aires y Córdoba: emitir títulos para cancelar pagos de bienes y servicios.

La caída de recursos que sigue provocando el aislamiento obligatorio lleva a los gobernadores a buscar herramientas para hacer frente a los gastos, y diluida la idea de las cuasimonedas, toma fuerza en los distritos la emisión de bonos para el pago a proveedores, un camino cuya huella ya fue trazada por Buenos Aires y Córdoba. Santa Fe, Mendoza y La Rioja ya deslizaron que no descartan una herramienta similar.

En las provincias nunca desconocieron que las cuasimonedas llegaron a estar entre las posibles alternativas para hacer frente a una crisis sin salida visible, al menos como una opción de última instancia. Sin embargo, el Gobierno nacional llamó a desestimar el retorno a una herramienta con aroma a 2001.

Primero, la advertencia llegó desde el ministerio del Interior, con la secretaria de Provincias, Silvina Batakis, como portavoz. Este fin de semana, fue el propio presidente Alberto Fernández quien cortó con las especulaciones. “Las cuasimonedas están desterradas, fueron una emergencia de la convertibilidad¨, dijo Fernández al ser consultado en una entrevista en el medio cordobés La Voz del Interior.

Justamente, en ese distrito gobernado por el peronista Juan Schiaretti hace dos semanas se decidió lanzar un bono por $9.000 millones para hacer frente al pago a proveedores. Una herramienta que el ministro de Fiananzas de la provincia, Osvaldo Giordano, despegó de forma tajante de las cuasimonedas, ya que el título cordobés tiene un uso específico. “Es una herramienta válida: que el Estado pague deudas con un título que pueda ser utilizado para cancelar deudas con el Estado. En el medio, además, es un título transable en el mercado, que puede ser utilizado como aval, como garantía”, dijo Giordano en una entrevista a este medio publicada poco después de la emisión del bono.

Vale recordar que antes la administración bonaerense de Axel Kicillof había dado un primer paso, al implementar un Certificado de Liquidación Provisoria para cancelar deudas con proveedores y contratistas.

Ayer, las réplicas siguieron en un distrito UCR, como Mendoza. El ministro de Hacienda y Finanzas, Lisandro Nieri, sinceró que “hay atrasos” en los pagos a proveedores. El funcionario de Rodolfo Suarez dijo que esperan una asistencia nacional para regularizar la situación y “no tener que recurrir a esas alternativas”, ya que “no son una buena opción”, según declaraciones consignadas por el medio local El Sol.

Otra de las provincias grandes, como Santa Fe, tiene una deuda acumulada por proveedores por $6.900 millones y no descarta recurrir a un título cancelatorio, como indicó el ministro de Economía de ese distrito, Walter Agosto. El titular de la cartera en la provincia gobernada por el peronista Omar Perotti, dijo a este medio que, descartadas las cuasimonedas, se analiza “un bono , que tiene un efecto más acotado”. “Se puede analizar una propuesta de pago sobre la base de un instrumento como ese. Un documento cancelatorio. Están a la luz del día, necesitamos algún acceso a financiamiento”, agregó Agosto.

Por su parte, el gobernador de La Rioja, Ricardo Quintela (PJ) dijo a Ámbito Financiero que “Córdoba dio un primer paso” y que si bien “por ahora no hace falta”, no descartan opciones si “esto se profundiza”, en relación a la caída de la recaudación como consecuencia de la pandemia del coronavirus. Y recordó los certificados y bonos de cancelación riojanos de los ochenta, durante la última gobernación de Carlos Menem.

A nivel muncipal, en la Ciudad de Córdoba el intendente Martín Llaryora lanzó sus bonos ($2.000 millones) al igual que la provincia para hacer frente al pago de los proveedores.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario