Alentador: ocupación llegó al 40% en debut del turismo interno

Nacional

Jujuy lo puso en marcha y se sumará Salta el próximo fin de semana mientras siga aplanada la curva de contagios. El próximo paso será el turismo regional. El sur del país se prepara para habilitar centro de esquí, pero sólo para público local.

El sector del turismo nacional intenta superar la parálisis provocada por la cuarentena que impuso la pandemia del coronavirus de la mano del movimiento interno, una modalidad que asoma -a priori- como la única alternativa para lo que resta del año.

En medio de estrictos protocolos sanitarios, la provincia de Jujuy -sin casos desde hace más de 45 días- se conviritió este fin de semana en la primera en reactivar el movimiento solo para habitantes de ese distrito. Y los resultados fueron mejores de lo esperado: según datos oficiales, la ocupación rondó el 40% y esperan que en los próximos días esa cifra crezca.

El ministro de Turismo, Federico Posadas, señaló que tanto en la zona de la Quebrada de Humahuaca como en las Yungas "muchos comercios se reactivaron luego de estar parados por más de dos meses", y ponderó la importancia de esta actividad que genera más de 25 mil puestos de trabajo.

"Las expectativas son muy buenas y van marcando un camino, porque seguramente a partir de esta reactivación progresiva muchas otras provincias seguirán nuestros pasos aplicando las mismas medidas y protocolos, y será seguramente un efecto dominó para que el turismo de cercanía se vaya activando en la Argentina", enfatizó el funcionario del gobierno de Gerardo Morales.

El control de la curva de contagios también animó a los salteños, que desde el próximo fin de semana pondrán en marcha un plan indéntico al jujeño. Acostumbrada a recibir dos millones de turistas por año, la provincia asume que los visitantes internos son, por ahora, la única oportunidad para reactivar mínimante un sector clave de la economía de muchos distritos.

"Ya hablamos con los distintos intendentes, para que los salteños puedan recorrer la provincia y para que este sector tan golpeado tenga la posibilidad de reabrir medianamente sus puertas", detalló el gobernador Gustavo Sáenz.

“Sin lugar a dudas que estamos reactivando el trabajo en el interior, la ciudad y en toda la provincia, a través de una herramienta donde los salteños podamos salir a disfrutar”, dijo el ministro de Turismo, Mario Peña.

Por cercanía y región, Catamarca -que no registra ningún caso de coronavirus desde el inicio de la pandemia- será la próxima en sumarse al plan de reactivación del turismo interno. Incluso, el gobernador Raúl Jalil ya comenzó a dialogar con sus pares de Jujuy y de Salta para avanzar hacia un protocolo de turismo regional, que a futuro permita el movimiento entre esos tres distritos, siempre y cuando la situación de contagios se mantenga en la misma línea que ahora.

Otra provincia turismo dependiente es Mendoza, cuyo gobernador Rodolfo Suarez también busca sumar una oportunidad de apertura controlada al rubro que representa el 6,4% del PBI.

La propuesta ingresó a la legislatura mendocina a través de los diputados Jorge Difonso y Mauricio Torres, del espacio Unión Popular-Frente Renovador (forma parte del oficialismo de Cambia Mendoza, a diferencia de sus alianzas en el plano nacional), y fue impulsado por el intendente de Luján de Cuyo, Sebastián Bragagnolo (PRO), con aval de su par de San Carlos, Rolando Scanio (Partido Demócrata, también parte del oficialismo que comanda Suarez).

El proyecto tiene una etapa previa a una apertura a toda la provincia. Primero busca exceptuar sólo para que se pueda viajar por regiones y para eso divide a la provincia en cinco zonas geográficas: Unicipio y Alta Montaña (Capital, Godoy Cruz, Luján de Cuyo, Maipú, Guaymallén y Las Heras), Este (Rivadavia, Junín y San Martín), Secano (Lavalle, Santa Rosa y La Paz), Valle de Uco (San Carlos, Tunuyán y Tupungato) y Sur (San Rafael, General Alvear y Malargüe).

Así, en principio sólo podrían visitarse habitantes que integren cada región y recién en una segunda etapa podría haber una integración provincial. “La idea es que los mendocinos podamos hacer turismo interno, porque va a pasar mucho tiempo sin que podamos salir de la provincia y sin que nadie pueda venir de afuera”, dijo Difonso.

Por su parte, el intendente de Luján de Cuyo expresó a través de su cuenta de Twitter: “Evaluamos la situación del sector y diseñamos protocolos y acciones de promoción para presentar al Gobierno provincial y nacional. Entendemos que un turismo interno, seguro y exclusivo para mendocinos es posible siempre que la situación epidemiológica sea favorable”.

En tanto, el esquí -vedette excluyente de la temporada invernal- está en duda en 18 centros repartidos en seis provincias. Las Leñas (Mendoza) y La Hoya (Chubut) ya anunciaron que cancelan sus actividades de este año. Los restantes se preparan para recibir al turismo en el caso de que haya cambios en la situación y puedan volver a la actividad antes de que finalice la estación fría.

El presidente de la Cámara Argentina de Esquí y Montaña, Pablo Torres García, señaló que seguirán "con las tareas de mantenimiento de los centros de esquí y con el desarrollo de protocolos de seguridad e higiene para los turistas, como si la temporada se desarrollara en forma normal". Esa opción solo sería posible en un contexto de apertura interna de visitantes.

Los centros de esquí, que anualmente son visitados por 900 mil turistas, tienen 6.000 empleados permanentes y otros 50.000 que trabajan sólo durante la temporada de invierno.

En Chubut, en tanto, el ministro de Turismo y Áreas Protegidas, Néstor Garcia, confirmó que "se está trabajando en protocolos sanitarios específicos para cada segmento del quehacer turístico de la provincia, de manera de ofrecer la mayor confianza y seguridad a los visitantes cuando se habilite la actividad".

Los borradores de protocolos fueron presentados a la filial local de la Cámara Argentina de Turismo a través de una videoconferencia, que presidió el propio ministro y de la que participaron prestadores privados y directores de turismo de distintos puntos de la provincia.

La intención es que "cada uno haga su aporte y garantizar que Chubut sea un destino seguro y confiable, tanto para los turistas como para los trabajadores del sector y para las comunidades que reciben visitantes" detalló el ministro.

Habrá protocolos específicos para avistaje de ballenas, paseos náuticos, buceo, esquí, kayak, guías de turismo (especializados e idóneos), mountain bike, rafting, rappel y emprendimientos turísticos en espacios rurales.

También las 16 Áreas Naturales Protegidas de la provincia tendrán sus indicaciones especiales, tanto para el cuerpo de guardafaunas como para visitantes y científicos que desarrollan tareas de investigación en ellas.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario