ALZ AGRO: cuando solucionar problemas se convierte en un negocio

Negocios

Este universo de empresas, nacido en 2007 de la mano de un grupo de emprendedores con experiencia en multinacionales del sector agropecuario, está totalmente diversificado con ramas de negocios de lo más variadas.

“Conozco un grupo de personas que resuelven problemas, problemas que nadie más puede resolver”. Esta frase tan reconocida en el inconsciente colectivo argentino remite claramente a Los Simuladores, pero lo cierto es que también encaja a la perfección en el universo de ALZ AGRO, un grupo de empresas nacionales que de la mano de la constante innovación brinda soluciones en el mundo agropecuario y agroindustrial, con fuerte foco en la economía circular y la disminución del impacto ambiental.

Catalogar a ALZ AGRO no es nada fácil porque este universo de empresas, nacido en 2007, está totalmente diversificado con ramas de negocios de lo más variadas. Por un lado comercializa, bajo convenio, semillas de maíz y actualmente posee alrededor del 4% del mercado nacional de este cultivo. En la campaña pasada vendió nada menos que 350.000 bolsas, impulsada por su amplia y sólida red de distribución, cuenta con más de 295 distribuidores, que tienen contacto directo con productores agropecuarios e ingenieros agrónomos.

“La empresa nació en 2007 de la mano de un grupo de emprendedores que veníamos con amplia experiencia en multinacionales del sector agropecuario. En un momento sentimos la necesidad de salir de ese mundo corporativo y poner en marcha una empresa que brinde soluciones y que sirva además como nexo entra las grandes multinacionales y el trabajo a diario en el campo. Así se fundó Alianza Semillas que luego pasó a llamarse ALZ AGRO”, cuenta en diálogo con Ámbito Rodrigo Armas, gerente financiero de la compañía.

Un dato para destacar es que la inversión inicial total de estos emprendedores de renombre en el mundo agropecuario fue de unos u$s200.000. O más bien u$s50.000 cada uno de los cuatro socios: Rodrigo Armas, Luis Pérez, Arturo Brassanello y Angel Noli. Lo que hay cotiza un departamento de un ambiente en Capital Federal fue el dinero que invirtió cada uno de ellos y 15 años después su empresa factura alrededor de u$s60 millones al año con un patrimonio neto valuado en más de u$s10 millones.

¿El secreto de su éxito? “la innovación”, dice Rodrigo Armas, quien también agrega otra cuestión clave “la visión para armar equipos de trabajo”. Actualmente el 90% de los colaboradores de ALZ AGRO son profesionales que están repartidos entre las diversas unidades de negocios de la compañía.

ALZ Agro semillas fue justamente la semilla inicial con la que inició la empresa que hoy es una de las líderes en la venta de semillas de maíz y tiene grandes proyectos para crecer en girasol y sorgo, además de incursionar en soja.

Nada se pierde, todo se transforma

Por otro lado, también está bajo su organigrama ALZ Agro Nutrientes y aquí le calza justo esa definición de que son un grupo de personas que resuelven problemas que nadie más puede hacerlo y así lo explica con orgullo Rodrigo Armas “Nos encontramos con un mundo apasionante que es el de los subproductos de diversas industrias. Todo comenzó con un subproducto de la industria farmacéutica que es el sulfato de amonio que trabajado con determinados procesos es bueno como fertilizante o como corrector de agua. Lo apasionante es que la industria farmacéutica tenía que gastar fondos para deshacerse de él y nosotros logramos convertirlo en un muy buen negocio. Eso luego nos puso en el radar de otras empresas y comenzamos a trabajar con las levaduras, otro subproducto que sirve como fertilizante foliar, es totalmente orgánico y también tratado sirve para la alimentación animal. A partir de eso nos metimos en las dietas liquidas, algo que en Estados Unidos está muy desarrollado y acá es un negocio incipiente”.

ALZ Agro en Expoagro 2022.jpg

Rodrigo Armas resume lo que fueron años de trabajo, investigación y desarrollo, pruebas a campo, charlas técnicas con ingenieros agrónomos, veterinarios, productores y empresas que buscaban transformar sus desechos en un negocio rentable. Algo para nada sencillo que ALZ Agro logró y gracias a eso hoy tiene en el mercado de la nutrición vegetal cuatro productos: SAM, Toke Plus, SmarFoil y Power Foil y en alimentación animal otros dos: NutriPack y Nutriliq, todos y cada uno de ellos derivados de desechos industriales.

En tanto, para pisar fuerte en el negocio de las dietas líquidas instalaron una planta de producción en la localidad de Lima, provincia de Buenos Aires, donde se hacen las formulaciones de este producto que sigue ganando adeptos entre los ganaderos locales. “Fue todo muy progresivo, empezamos vendiendo unas 5.000 y ahora estamos alrededor de 28.000 toneladas al año, creciendo todos los años a un ritmo de entre 3.000 y 5.000 toneladas”. Lo que no dice Armas es que ALZ logró no solo imponer un producto novedoso en el mercado de la alimentación animal sino que también inventaron un segmento de mercado que hasta ese momento no estaba disponible en la Argentina.

Corredora y Agtech

Siempre con la premisa de solucionar problemas o más bien ser un nexo facilitador en el sector agropecuario, en 2013 la empresa puso en marcha su propia corredora ALZ Agro Mercados que hoy mueve alrededor de 300.000 toneladas de granos y mucho más en lo que se refiere a fertilizantes y agroquímicos. “Esta unidad de negocios nació de forma lógica como una integración vertical a nuestro negocio ya que teníamos que darle respuesta y más herramientas a los productores y a nuestra extensa red de distribución”.

Continuando por el sendero de la innovación en 2020 la compañía lanzó oficialmente QIRA, una plataforma transaccional destinada ciento por ciento a los negocios agropecuarios, que permite comprar insumos online de forma directa a los fabricantes. De la mano de sus Qira Points -centros de distribución para el retiro de las compras- lograron llegar a todo el país. Ahora, a dos años del lanzamiento, ya cuentan con su propia billetera virtual para que cada usuario realice transacciones remotas desde cualquier lugar.

“El presente y el futuro del negocio agropecuario estará en el mundo Agtech donde tenemos una fuerte apuesta con QIRA y también trabajando para algunos compañías que nos están pidiendo que desarrollemos su propia plataforma comercial. Realmente comenzamos con un perfil bajo y en muy poco tiempo conseguimos grandes gratificaciones, transparentando la cadena de la compra y venta de insumos y brindando un marco ágil de transacciones”, cuenta Armas.

ALZ AGRO en números

  • ALZ MERCADOS: Más de 500.000 toneladas comercializadas entre granos subproductos e insumos en el último año.
  • Más de 25.000 traslado desde y hacia distintos puntos del país.

ALZ nutrientes:

  • Más de 1 millones de hectáreas utilizaron bioestimulantes y coadyuvantes de la empresa en la última campaña
  • Más de 250.000 animales reciben productos de ALZ Nutrientes a diarios en sus dietas

Dejá tu comentario