Serio: cerró otra autopartista y muda la producción a Brasil

Negocios

Se trata de la francesa Saint-Gobain Sekurit, fabricante de parabrisas. Estaba radicada en la localidad de Campana.

La crisis del sector autopartistas sigue sin encontrar su piso. La semana pasada se conoció el cierre de las dos principales empresas de pinturas para autos, Basf y Axalta, como consecuencia de la caída de la actividad en el país, agravada por la pandemia, y un cambio estratégico de muchas compañías de concentrar su producción en Brasil. Ahora, se confirma el cese fabril de otro autopartista que se suma una lista industrias que se retiran. Se trata de Saint- Gobain Sekurit, fabricante de parabrisas, que acordó el retiro voluntario de la totalidad de los trabajadores de su planta de la localidad bonaerense de Campana, una práctica que se utiliza en estos tiempos ante la imposibilidad de los despidos. Esta decisión afecta a unos 150 empleados que recibieron el pago correspondiente a una doble indemnización. Así lo confirmaron a Ámbito fuentes sindicales del gremio de vidrio SEIVARA y empresarias.

La empresa, de origen francés, era una de las proveedoras de parabrisas en el sector (la otra es Pilkington) y llevará su producción a Brasil, desde donde seguirá atendiendo al mercado argentino. En el país tiene, por el momento, un depósito en la localidad de Tortuguita y una distribuidora en Córdoba que también está en situación delicada.

Saint-Gobain Sekurit era proveedora de Chevrolet y Renault, además de abastecer el mercado de repuestos. En su pico de actividad llegó a producir unas 50.000 unidades mensuales mientras que a fin del 2019 y comienzos de 2020 cayó a menos de 15.000.

En febrero había suspendido a todo su personal y hacia fines de ese mes comenzó a negociar con cada empleado su salida. Como semanas después se declaró la cuarentena y el fin de la actividad se produjo sin conflicto gremial, la noticia quedó tapada por el aislamiento social. Cuando las automotrices volvieron a la actividad, la planta ya no estaba operativa.

El sector autopartista viene en permanente reducción. Además de la caída de volumen interno de producción de autos, se suma la falta de competitividad local que hacen que sea imposible producir a precios razonables y, muchas veces, es más económico importar las piezas que hacerlas en el país. Esto se debe especialmente a la excesiva presión impositiva. Otro factor importante que es tenido en cuenta es que las perspectivas en la Argentina no son alentadoras por las dificultades que tienen las empresas para operar en un contexto poco proclive para los negocios.

El martes pasado Ámbito publicó que hay varias autopartistas que están analizando agravar este éxodo y se cito, por ejemplo, a la española Irauto que está negociando con sus clientes un valor para sus productos que le permitan rentabilidad, teniendo en cuenta la paridad cambiaria, ya que en caso contrario también cerraría su planta de la localidad de Benavídez.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario