Paulina Cocina: "No me siento parte del grupo mujer-cocina-mamá"

Negocios

Cocinera, productora audiovisual y socióloga. Su emprendimiento en las redes sociales ya tiene 2,5 millones de seguidores. Cómo monetiza sus videos, los próximos proyectos y la discriminación por tu condición de mujer. "En el ámbito que sea, la que te diga que no sufrió nunca ningún tipo de discriminación por ser mujer, no está atenta", sostuvo.

Paulina Cocina no se llama Paulina, ni es una profesional de la gastronomía. Sin embargo, sus recetas simples, conjugadas con su espontaneidad y muchas horas de videos, lograron que en poco tiempo sume casi 2,5 millones de seguidores en las redes sociales. Los que la eligen a diario destacan su comicidad en sus explicaciones, sencillez en las mezclas y talento para cocinar, hacen que la preparación de una tarta de brócoli sea experiencia imperdible y divertida.

Carolina Puga tiene 43 años y es socióloga. Le fascina armar matrices de datos y estudiar sobre estadísticas y posicionamiento web. Se considera una “fanática del Excel” y cree que la eligen porque cocina recetas fáciles y no le da vergüenza mostrar sus errores. “Eso a la gente la relaja”, admite durante la entrevista con Ámbito. Lo que más la conmueve es cada vez que alguien le cuenta que empezó a cocinar gracias a ella. Carolina es Paulina, y Paulina, cocina.

Periodista: Sos una emprendedora que logró posicionarse en un rubro difícil, con la potencia de las redes sociales. Monetizar el contenido que se habitualmente se publica es una tarea muy compleja, ¿cómo lo logras?

Carolina Puga (Paulina Cocina): Estudio bastante el mercado. Me fijo qué es lo que se hace, sobre todo en países que van más rápido que nosotros, y cómo se mueven otros más grandes que yo. Cuando empecé con Paulina Cocina, ya sabía que tenía un potencial comercial. En épocas donde Instagram no existía, en los Estados Unidos había blogs de cocina y gente que vivía de eso, que sacaba libros o que vendía algún producto. También tengo una estrategia que le digo ‘trabajo en ecosistema’, lo que significa que no tengo una sola punta de ingresos. Los sponsors son una parte, mi tienda es otra, dar conferencias es otra. Voy tratando de potenciar cada una de estas patas y soy bastante organizada, me planteo objetivos, veo cómo los voy a cumplir y los dispongo en el tiempo. He hecho PowerPoints y PDFs para mí, porque me ordena la cabeza saber cómo voy a proceder, hasta dónde quiero llegar y qué es lo que tengo que hacer. Este trabajo en ecosistema me permite no estar atada a algo. La salida más fácil sería trabajar con sponsors, pero en un momento pensé en que tenía que tener otro ingreso, porque lo que hago puede pasar de moda, uno nunca sabe, pero también para tener libertad de decidir. No quiero que mi ingreso dependa de que una marca me pague.

Paulina - 4 VIANDAS SALUDABLES Y FÁCILES PARA LLEVAR AL TRABAJO.mp4

P.: ¿Sentís que te puede condicionar?

C. P.: Quiero trabajar cuando me dé placer y cuando me encante el producto. A veces me gusta la marca, pero esperan que haga algo que no me representa, o que considero que me va a jugar en contra, y quiero poder decir que no. Al mismo tiempo, me gustaría que mis sponsors, en lugar de pedirme contenido extra, financien lo que ya estoy haciendo. Produzco mucho contenido que no está monetizado.

P.: ¿Por qué creés que te eligen millones de personas?

C. P.: Tengo varias teorías. Una es que estoy re buena (se ríe). Otra es que no les da miedo hacer lo que hago, porque no soy una experta. Parece que me sale naturalmente, pero en realidad no es casual. En mi casa tengo veinte mil ingredientes que no uso porque considero que son exóticos, raros, caros y que son gustos que me doy, pero que no van con la línea editorial que sigo en Paulina Cocina. Me dedico a las recetas que cualquiera puede recrear en su hogar, y si me equivoco, no me da vergüenza mostrarlo, incluso me río. Eso a la gente la relaja. Muchísimas personas por día me cuentan que antes no cocinaban y ahora sí, o que no se animaban a entrar a la cocina y ya están haciendo sus primeras cosas. Eso que parece una tontería, a mí me resulta increíble. Que alguien se haya copado con el tema porque vio un video, o que haya sentido algo que lo hizo pensar: ‘Puedo con esto. Si esta gila puede, yo puedo’. Tiene que ver con eso, con que no doy miedo.

P.: ¿Cómo buena emprendendora analizás estadísticas y buscás posicionamiento. ¿Los datos son determinantes en tu crecimiento virtual?

C.P.: Sí y no. Cualquier estadística, por más estrambótica que sea, no va a tener sentido si vos no tenés un buen contenido. El conocimiento empuja y potencia algo bueno, o mejora un poquito algo medio malo, pero por sí solo no tiene valor. De todas maneras, hoy por hoy es esencial, pero la parte creativa siempre es más importante.

Paulina Cocina 2.jpg

"Hay otra pata de discriminación muy pesada, que no tiene que ver son ser mujer, sino con ser youtuber o productora de contenido", afirmó Carolina Puga, conocida en las redes por millones de usuarios como Paulina Cocina.

P.: ¿Te preocupan cosas como perder seguidores, aburrirlos o no poder reinventarte? ¿Cómo combatís esos fantasmas?

C. P.: Lo que me preocupa es aburrirme yo, no aburrir a los seguidores. Sé que mientras la pase bomba haciendo esto, se va a notar. Puede pasar que haya un cambio de público, o que despierte el interés de otra franja etaria o de otros países. Pero me inquieta decir: “Uh, me aburrí, ¿qué hago?”, o que se me vaya la inspiración, no ser creativa o no dar pie con bola.

Paulina - SALAME DE CHOCOLATE.mp4

P.: ¿Cómo combatís esos fantasmas?

C. P.: Si un día el público no responde tan bien, pero estoy feliz haciendo lo que hago y puedo vivir de esto, y bueno, mala suerte, qué le voy a hacer. Esta preocupación no la combato, la sufro (otra vez sonríe). En el último año, cada tanto me viene esta cosa de que si me aburro, voy a tirar todo a la mierda, lo hice mil veces en mi vida. No quiero tirar esto, quiero otra cosa. Pero bueno, supongo que la vida es así.

P.: Sos espontánea y te burlás incluso de tus propios errores, pareciera que no le tenés miedo al ridículo...

C. P.: Es bastante así. El tema de la vergüenza no me ha costado. Obviamente, si ves mis primeros videos no era lo que soy ahora. Pero lo que fui trabajando no fue la vergüenza sino cómo hablar delante de una cámara. Antes me pasaba que hablaba y para mí estaba bien, pero después veía el video y me resultaba aburrido. Entonces decía: ¿cómo puedo mejorar esto? bueno, por ahí tengo que hablar un poquito más rápido o ser más enfática. Supongo que es lo que tuvo que ir aprendiendo cualquier persona que se paró delante de una cámara.

P.: Dentro del ámbito de la cocina y las redes sociales, ¿sufriste alguna vez discriminación por tu condición de mujer?

C. P.: Sí, a full. En el ámbito que sea, la que te diga que no sufrió nunca ningún tipo de discriminación por ser mujer, no está atenta ni está mirando donde tiene que mirar. A veces no es discriminación sino barreras que tienen los demás que te cuesta sortear. En mi caso, me pasa todo el tiempo con propuestas de marcas que hacen un link muy fácil entre mujer-cocina-mamá, y de ese grupo no me siento parte. Para mucha gente resulta obvio: si tenés hijos, estás en tu casa, cocinás y sos mamá, ¿por qué no podés decir tal y tal cosa?, y me ofrecen hacer algún tipo de contenido que a mí no me representa. No lo hago porque tengo un humor ácido que la gente conoce, porque no considero que lo que haga tenga que ver con la imagen de la mamá, por más que lo sea, y a mucha honra, pero no. Me ha llevado a rechazar trabajos muchas veces. Que te digan: ‘Hay que decir que lo pueden hacer con los más chiquitos de la casa y con mami’. No, olvidate. Eso no tiene nada que ver con lo que hago y la gente que me sigue no me va a creer, por ende no le va a creer a tu marca.

P.: Hay muchos prejuicios en esto…

C.P.: Pasa que tengo una profesión o un oficio al que se han encargado de darle mala imagen. La gente cree que uno construye lo que construye haciendo videitos con un celular, y la verdad es que no es así para nada. Entonces hay otra pata de discriminación muy pesada, que no tiene que ver son ser mujer, sino con ser youtuber o productora de contenido.

Paulina - TORTA DE CHOCOLATE CON PAPA.mp4

P.: Incluso a riesgo de despertar odios, te posicionaste a favor del aborto y te metiste en la polémica sobre los dichos de Jimena Barón y la prostitución. ¿Te arrepentís de haberlo hecho?

C.P.: No me arrepiento. En mi caso, tranquila, sin irme de boca, quiero poder opinar sobre cosas. Generalmente cuando me meto en un tema así es porque me vengo conteniendo un montón y digo: ‘se van todos a cagar, voy a opinar de esto y al que no le guste que se joda’. A veces perdés seguidores, otras los ganás, pero no pasa por ahí. Construyo a largo plazo y considero que si hay gente que me sigue, está bueno que sepan quién soy y qué opino sobre determinadas temáticas. Y al que no le guste, mala suerte, mirará solo la receta y después dirá: ‘Esta es una boluda pero la receta está buena’. No me preocupa.

P.: ¿Con qué nos va a sorprender Paulina Cocina en el 2020?

C. P.: Este año empieza Manual de Supervivencia, que es una serie de ocho capítulos en YouTube, un ebook y también será un curso. Estará dedicado a gente que se acaba de mudar, es muy básico y responde preguntas como: ¿qué necesitás para tu primera cocina dependiendo de tu presupuesto?, ¿cómo armar la compra para que no se te pudran las cosas?, ¿qué recetas básicas se pueden hacer cuando no tenés ganas de cocinar?. Está rebueno, es un contenido que me encanta, estoy muy contenta. También acaba de salir un curso y para mitad de año se viene una serie sobre pizzas. Hay algunas otras cosas, pero todavía no las puedo contar.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario