¿Qué oportunidad nace con los nuevos fondos cotizados en Bitcoin?

Negocios

Su mayor potencial es el de impulsar una economía transparente, trazable, segura y consensuada que camina (o corre) hacia una nueva realidad sin intermediarios.

El domingo pasado se cumplieron 13 años de la publicación del White Paper, un documento que brinda datos hacia los usuarios sobre un tema específico de Bitcoin, realizado por alguien o algunos bajo el pseudónimo Satoshi Nakamoto. Ese texto, de apenas 9 páginas, titulado “Bitcoin: Un Sistema de Efectivo Electrónico Usuario a Usuario”, junto a la creación del bloque génesis - el primer bloque de la blockchain de Bitcoin-, fueron el puntapié inicial de una revolución tecnológica y disruptiva que, como vemos en los distintos hechos que se vivieron este año, llegó para quedarse.

A lo largo del 2021, la criptomoneda más popular vivió una serie de hitos históricos que dotaron de legitimación institucional a su uso alrededor del mundo. El 7 de septiembre, El Salvador se convirtió en el primer país en implementar Bitcoin como moneda de curso legal. Sin entrar en valoraciones sobre si el camino elegido fue el más adecuado, el resultado marca un hito sustancial. Una semana después, medio millón de personas en el país se convirtieron en usuarios de la billetera Chivo, la wallet salvadoreña para realizar transacciones de la criptomoneda.

En octubre, se produjo el lanzamiento de un ETF de futuros en Bitcoin en Wall Street, un reconocimiento histórico por parte de la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (SEC) que se dio luego de ocho años de negociación por parte de los emisores de fondos estadounidenses. Valkyrie Bitcoin Strategy, el fondo de índice cotizado en Bitcoin, alcanzó un volumen de comercio de casi mil millones de dólares en su día de lanzamiento, siendo el ETF con el debut más exitoso de la historia. Por último, en nuestro país esta misma semana se conoció la noticia de que el Grupo Matba Rofex, el principal mercado de futuros de Argentina, solicitó a la Comisión Nacional de Valores (CNV) su aprobación para lanzar el primer mercado de futuros y opciones de Bitcoin contra pesos argentinos.

Estos nuevos mercados, seguramente, generarán un escenario interesante de competencias entre fondos y despertarán el interés de muchos clientes de grandes carteras de crédito que se verán obligadas a atender esas demandas hacia Bitcoin, impulsando el crecimiento del ecosistema cripto.

Ahora bien, ¿qué oportunidades se abren con estos hechos de suma importancia para quienes creemos en el potencial de la descentralización? Más allá del valor económico y social que tiene hoy Bitcoin en tanto divisa digital que, sin intermediarios ni bancos centrales que gestionen y manipulen el sistema, puede funcionar como medio de cambio o depósito de valor, estos hitos permiten e impulsan la participación de cada vez más individuos, empresas e instituciones dentro de un modelo económico descentralizado. Si bien el modelo que propone Bitcoin apunta a la eliminación de intermediarios innecesarios, como pueden ser los ETFs, cuestionamiento sumamente válido que distintos miembros de la comunidad cripto realizan a esta novedad financiera al considerarla un retroceso a sus fundamentos y principios, la oportunidad de acceso que se abre para personas ajenas al ecosistema cripto es relevante. Los ETFs de Bitcoin son productos financieros tradicionales que pueden ser negociados como una acción, facilitando las condiciones de participación para algunos inversores minoristas tradicionales que requieren operar en mercados más regulados para colocar sus tenencias. En este sentido, la inversión en ETFs, en tanto operan indirectamente con la criptomoneda, son intermediarios (innecesarios de acuerdo al modelo Bitcoin) que aún así contribuyen al acercamiento de actores que por restricciones en sus estatutos no podían acceder a, probablemente, el activo digital más relevante del mundo.

Y este crecimiento, esta posible llegada de más individuos y organizaciones impulsa el desarrollo de un modelo económico descentralizado y, por ende, más democrático. Bitcoin es noticia, semana a semana, por su precio, sus alzas y bajas, y por el sostenido incremento en la adopción. Pero su mayor potencial, como marcó (o marcaron) Satoshi en ese documento revolucionario 13 años atrás, es el de impulsar una economía transparente, trazable, segura y consensuada que camina (o corre) hacia una nueva realidad sin intermediarios. Y esto es, sin duda alguna, su mayor valor.

Director ejecutivo de ONG Bitcoin Argentina

Dejá tu comentario