Ajuste por inflación: se duplica el diferimiento del resultado

Negocios

La modificación que propone el proyecto de ley duplica el plazo de imputación del resultado para el primer y segundo ejercicio iniciado a partir del 1/1/19 el que deberá imputarse 1/6 en el período fiscal que se liquida y los 5/6 restantes, en partes iguales, en los 5 períodos fiscales inmediatos siguientes.

El ajuste por inflación, en un marco de emergencia económica, podría haber generado una nueva suspensión del mecanismo del Impuesto a las Ganancias, sin embargo el proyecto que el Poder Ejecutivo acaba de elevar al Congreso para su debate no contempla esa medida, pero si una modificación al diferimiento del resultado del ajuste.

En efecto, el Gobierno anterior habilitó la aplicación del ajuste por inflación impositivo – bajo ciertas condiciones en función de la variación del índice de precios – a partir del 1/1/18, pero dispuso que el resultado positivo (favorece al contribuyente) o negativo (favorece al Fisco), según sea el caso, correspondiente al primer, segundo y tercer ejercicio iniciados a partir de la fecha indicada deberá imputarse 1/3 en ese período fiscal que se liquida y los 2/3 restantes, en partes iguales, en los dos períodos fiscales inmediatos siguientes.

La modificación que se propicia duplica ese plazo de imputación del resultado para el primer y segundo ejercicio iniciado a partir del 1/1/19 el que deberá imputarse 1/6 en el período fiscal que se liquida y los 5/6 restantes, en partes iguales, en los 5 períodos fiscales inmediatos siguientes.

Como puede observarse, debido a que existen tercios remanentes de ajustes por ejercicios iniciados en 2018, el proyecto prevé que el nuevo diferimiento no obsta al cómputo de los tercios remanentes.

Con relación a este cambio, Marcelo D. Rodriguez, CEO de MR Consultores, apuntó que se pueden generar controversias. “Si existen empresas que consideran que la imputación por tercios tiene efecto confiscatorio y evalúan ir a la justicia, más aún en el caso que el diferimiento se extienda a seis ejercicios”. Y agregó, “desde un punto de vista técnico también se produce un incordio ya que las empresas habían provisionado el impuesto en función al tercio”.

La gran incertidumbre de los contribuyentes con este tipo de diferimiento se centra en los vaivenes económicos. Si el proceso inflacionario continúa la imputación fraccionada se licúa. El efecto puede mitigarse si existe una tendencia a la baja en la inflación y señales de estabilidad. En ese contexto existen posturas que consideran que las partes diferidas deberían actualizarse pero del mismo modo hay opiniones en contrario.

Rodriguez entiende que “la medida es estrictamente recaudatoria dado la coyuntura”.

Cabe señalar que la modificación impulsada por el PEN no reformula las condiciones con respecto a su aplicación, de manera que procederá el ajuste en caso que la variación del índice de precios, calculada desde el inicio y hasta el cierre de cada uno de esos ejercicios, cuando ésta supere los porcentajes estipulados en la ley.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario