Las ventas minoristas cayeron en 45 de los 48 meses de la era Macri

Negocios

Los cuatro años del gobierno de Cambiemos marcaron números negativos para la ventas según CAME. Solo aparecieron algunos brotes verdes a fines de 2017. La importancia del e-commerce y lo que viene.

Bien sabido es que el consumo masivo en la era Macri tuvo uno de sus peores registros históricos, producto de la constante pérdida del poder adquisitivo de las familias (un desplome aproximado del 20% en 4 años, según Ecolatina), en medio de altísimas tasas de inflación, que redujeron sensiblemente el poder de la demanda interna.

Pero los números no dejan de asombrar. Conocido el dato de diciembre pasado que mostraron las ventas minoristas -relevadas mes a mes por la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME)- se observa que en los cuatro años en los que permaneció la administración macrista al frente del Ejecutivo, se registraron números interanuales negativos en 45 meses de un total de 48. Sólo en el último trimestre de 2017 aparecieron algunos brotes verdes, que rápidamente se marchitaron, por los desajustes de macro y la microeconomía. “Los cuatro años del gobierno anterior claramente fueron de venta en baja para el sector comercial pyme. Evidentemente, la gestión para el sector pyme fue muy negativa”, describió a Ámbito Pedro Cascales, vocero de CAME.

2016

Así, durante primer año de Cambiemos el sector comercial pyme acumuló los primeros 12 meses con cifras en rojo, consolidando una merma del 7% interanual, medido en cantidades vendidas. Ya la demanda aparecía muy débil, con un consumidor que tenía muchas restricciones para gastar, por la pérdida de poder adquisitivo que generaba la inflación y la destrucción de empleo, tanto en el sector público, como la construcción principalmente. A su vez, en aquellos segmentos en mejor situación de ingresos, hubo mucho desvío hacia mercados como Chile, Paraguay, Brasil o Miami, que ofrecían mejores precios, una incipiente señal que mostraba un tipo de cambio apreciado.

Las bajas más notorias se registraron en los meses de junio (-9,8% interanual) y en mayo (-9,2% interanual). Por su parte, la caídas más leves tuvieron lugar en enero (-2,3%, por el arrastre positivo de fines de 2015), y en diciembre (-5,4%, a partir de un consumo algo más dinámico dadas las ofertas y las posibilidades de financiamiento que ofreció el mercado). Los rubros más castigados en aquel año fueron electrodomésticos y electrónicos (-14,1%); ferretería (-9,6%); y materiales para construcción (-9%).

2017

El 2017 fue el año más benévolo, o mejor dicho, el menos nocivo, para las ventas minoristas, ya que acusaron apenas una baja del 1% interanual, limitada por un cuarto trimestre con cifras positivas, las únicas observadas durante la era Macri: +1,6% anual en octubre (cortó con una racha de 21 caídas consecutivas), +0,4% en noviembre, y +1,1% en diciembre.

El impulso lo dieron el crédito y las cuotas sin interés, en pleno período electoral. “Los negocios ayudaron con sus promociones y ofertas, frente a un público que convalidó muy poco los aumentos de precios y prefirió caminar o esperar oportunidades”, explicaron en ese momento desde CAME. Lo peor del año tuvo lugar en marzo, con una contracción del 4,4% interanual. Los segmentos que menos sufrieron en 2017 fueron materiales para la construcción (-0,1%); alimentos y bebidas (-0,3%); y farmacias (-0,4%). En el otro extremo, figuraron joyerías y relojerías (-3,4%); marroquinería (-2,9%); neumáticos (-2,5%) y calzados (-2,5%).

2018

Ya el tercer año de la era Macri iniciaba nuevamente en baja, pese a que la economía se encontraba en un proceso expansivo. En enero se observó una baja del 1% (igual fue la más estrecha), ya que los comercios sintieron la fuga de turistas al exterior y una mayor demanda de autos y viviendas. “Eso resintió el consumo corriente”, dijo Fabián Tarrío por aquel entonces presidente de CAME. A partir de allí, la situación comenzaría lentamente a agravarse, dada la fuerte salida de capitales extranjeros desde fines de abril que propició una fuerte devaluación del peso, acelerando la inflación, y poniendo fin a la incipiente recuperación de la actividad económica.

La crisis económica en el sector comercial pyme anotó su peor performance en el mes de noviembre, al acusar un desplome de 15,6% interanual, el segundo más importante en los 4 años macristas.

“Ni siquiera con promociones y cuotas se logró despertar el ánimo de consumo de la gente, que se mantuvo extremadamente cauta. Incide el elevado stock de deudas que acumulan las familias con las tarjetas de créditos y las subas de intereses, que están provocando un fuerte desplazamiento de masa de dinero -que debería ir a consumo- hacia el sistema financiero”, reportó CAME en aquel mes. En algunos rubros se comenzaba a observar un importante stock acumulado, sobre todo en los sectores de calzado y textil, donde la rotación es fundamental. El resultado de todo el 2018 fue el una merma del 6,9%, comparado con 2017. Las bajas más importantes, menores al 10%, se dieron en marroquinería, textil-blanco, muebles, y bijouterie-joyerías- relojerías.

2019

Pero lo peor estaba por venir. 2019 mostró que las ventas minoristas no había tocado un piso. El año pasado anotaron la peor caída anual en el Gobierno de Cambiemos: -11,6%. El año tuvo la particularidad de que se observaron en siete meses retrocesos de dos dígitos: el peor fue en agosto (-19%), tras el shock financiero, económico y político que produjo la dura derrota del macrismo en las PASO.

El relanzamiento de Ahora 12 a mediados del año pasado (con tasas en torno al 20%, tras tocar previamente el 50%) generó un poco de alivio, pero no evitó otro fuerte derrape en el comercio minorista. Cascales igual explicó que si no si hubiera implementado ese programa “la caída del año pasado hubiera sido aún mayor”. En todo el año, los 12 rubros que releva CAME tuvieron desplomes muy marcados, especialmente bijouterie, relojerías y joyerías (-15,1%), calzado y marroquinería (-15%), y electrodomésticos-electrónicos (-13,9%).

El único dato positivo de 2019 fue que las ventas online lograron subir mes a mes: en diciembre por caso aumentaron 8 de los 12 sectores relevados en la comparación anual, aunque todavía no pesan lo suficiente en el total para dar vuelta la tendencia. “Representan entre un 5 y un 10% en los comercios pyme, dependiendo el rubro. En otros lugares del mundo esto llega al 40%. A las pymes que están subidas a las plataformas online, esta modalidad les generó una suerte de alivio, pero los números siguen siendo negativos en el total”, sentenció el vocero de CAME.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario