Gastronomía y hotelería, proyectos en danza para reconstruir el sector

Novedades Fiscales

En el marco de las exposiciones y el debate de diversos temas impositivos que preocupan a estas actividades, inescindibles del turismo, se adelantó que se estudia un proyecto con estímulos en la bancada oficial que tiene varios puntos conceptuales de coincidencia con una iniciativa de la Federación Empresaria Hotelera Gastronómica de la República Argentina (FEHGRA).

En los primeros puestos de los sectores económicos más afectados por la pandemia y su consecuente cuarentena, figuran sin lugar a duda las actividades gastronómicas y de hotelería. Muchos de los establecimientos bajaron sus persianas sabiendo que era la última vez, otros permanecieron como pudieron o se reinventaron y algunos, incluso grandes en un segmento donde la mayoría son pymes, han solicitado la convocatoria de acreedores.

En el marco de la emergencia económica y sanitaria que comenzó en marzo de 2020, se fueron sucediendo diversas medidas de ayuda o asistencia financiera y también se dispusieron varias en materia tributaria en busca de aliviar la situación. Así, en general, tales medidas coadyuvaron a paliar las pérdidas sufridas. El tema es, para sectores como el mencionado, implementar una normativa integral que mire hacia el porvenir permitiendo la reconstrucción del mismo.

1|Necesidades para reactivar

En el reciente XVIII Coloquio Tributario Hotelero Gastronómico organizado por la Federación Empresaria Hotelera Gastronómica de la República Argentina (FEHGRA) en el cual participó en la apertura la subsecretaria de Financiamiento y Competitividad de la Pequeña y Mediana Empresa, Laura Tuero, - del Ministerio de Desarrollo Productivo -junto a la presidenta de la institución, Graciela Fresno y su vicepresidente, Mario Zabaleta, precisamente se remarcaron las necesidades para reactivar este sector.

Del debate del cual participaron destacados especialistas, también intervinieron los diputados nacionales Luciano Laspina y Ramiro Fernández Patri, ambos destacaron la importancia del sector turístico y de estas actividades que resultan inescindibles del mismo. Fernández Patri , que fue ministro de Turismo en Formosa y actualmente vicepresidente de la Comisión de Turismo en Diputados, anunció que están elaborando un proyecto de ley para la reactivación del sector en el cual además de medidas de asistencias financieras se propicia la suspensión de ejecuciones fiscales por el término de 180 días, reducción del 50% del IVA para la hotelería, postergación de plazos de planes de pagos (12 meses de gracia), la exención del impuesto a los créditos y débitos bancarios y la compensación de cargas sociales con el IVA hasta un tope del 8%. También contiene medidas para incentivar el empleo con subsidios de parte del Estado. Como medida de incentivo al consumo, el proyecto prevé la deducción de Ganancias del 40% de las sumas pagadas por turismo nacional. Este proyecto no ha sido presentando aún.

El asesor de FEHGRA, Humberto Bertazza, le informó que la institución tiene preparado un proyecto de ley que puso a disposición y destacó, considerando la experiencia europea, que la rebaja del IVA no debería estar restringida a la hotelería sino que debería abarcar también a la gastronomía, porque se entendió que ambos son sectores deben ser tratados impositivamente en igual medida por su vinculación. Del mismo, refiriéndose al pago a cuenta de IVA de las contribuciones patronales Bertazza remarcó que había coincidencias conceptuales con el proyecto oficial pero que la Federación había tomado como referencia otros cómputos como en Economía del Conocimiento que son sustancialmente mayores al 8% propuesto.

2|Conclusiones arribadas

En cuanto a las conclusiones que surgieron del debate y las exposiciones se puntualizó que para la sostenibilidad del sector es necesario una etapa de reconstrucción en el corto plazo y una segunda de desarrollo que precisa de una estabilidad macro y en estos aspectos se considera que es necesario obtener medidas promocionales similares a las otorgadas al sector industrial; no incrementar la presión tributaria como lo tiene previsto el presupuesto 2022; rebajar la alícuota del IVA al 10%; reactivar los vuelos con tarifas accesibles y ampliar el aforo al 100% en los establecimientos gastronómicos; considerar la alta incidencia que tienen los impuestos indirectos y trasladables a los consumos (nacionales y locales) que pueden alcanzar ratios del 35% al 50% del precio final del servicio; atender el desborde injustificado de los impuestos locales -municipales y provinciales-, así como la superposición de los regímenes de retención y percepción y sus consecuentes saldos a favor que por su lenta exclusión del contribuyente y/o devolución de tales saldos se transforma en un mayor cargo impositivo y priva al empresario de un capital imprescindible para la recuperación.

Dejá tu comentario