Amparo por mora, "ma non troppo"

Novedades Fiscales

El amparista hizo la presentación encuadrándose en los términos del art. 182 de la ley 11.683, con el objeto de superar la demora en que habría incurrido la AFIP-DGI en la resolución de solicitudes de reintegros sistemáticos de retenciones efectuadas de conformidad con lo dispuesto por la RG 4310.

La Excma. Cámara Contencioso Administrativo Federal- SALA III- ha resuelto el expediente “ADBLICK GRANOS SA (TF 27159982-I) c/DIRECCIÓN GENERAL IMPOSITIVA s/RECURSO DIRECTO DE ORGANISMO EXTERNO” el 25 de agosto de 2021, en contra del contribuyente en un amparo por mora.

Antes de esto el Tribunal Fiscal de la Nación había rechazado in limine el amparo por mora encuadrado en los términos del art. 182 de la ley 11.683, con el objeto de superar la demora en que habría incurrido la AFIP-DGI en la resolución de solicitudes de reintegros sistemáticos de retenciones efectuadas de conformidad con lo dispuesto por la RG Nº 4310.

1|Posturas formalistas

El TFN interpretó que de las constancias incorporadas a la causa y de las manifestaciones efectuadas por la amparista en su escrito, las operaciones pendientes de devolución se encuentran autorizadas para el pago y convalidadas por el organismo demandado, por lo que tratándose de un amparo interpuesto en los términos del art. 182 de la ley 11.683 (t.o. en 1998 y modif.), dicha pretensión excede el propósito de que se realice un mero trámite.

En definitiva no se encuentra discutido en la causa que las devoluciones fueron aceptadas y que restaba la efectiva acreditación de las mismas en la cuenta del contribuyente.

En ese sentido, la posición que sostiene el TFN y la Cámara parece demasiado formalista, aduciendo que sólo puede plantearse por la vía del amparo por mora cuando existe un acto de mero trámite o de fondo pendiente por parte de la AFIP, por vencimiento del plazo razonable y/o del específico regulado en la normativa de que se trate.

Existen numerosos precedentes en igual sentido, rechazando con la leyenda de que el amparo por mora “sólo resulta aplicable ante la morosidad de la autoridad administrativa en emitir un dictamen o resolución”.

Sin embargo, el art. 28 de la 19.549 aduce como presupuesto que la demora provenga de no “emitir el dictamen o la resolución de mero trámite o de fondo que requiera el interesado” y el 182 de la Ley 11.683 aduce de “realizar un trámite o diligencia a cargo de la AFIP”.

¿El trámite de acreditación de una suma que se debe devolver al contribuyente, no requiere que previamente un funcionario o empleado realice la “diligencia” o “trámite” correspondiente?.

Incluso el art. 28 aduce “resolución de mero trámite”, que en general se requiere posterior al acto administrativo para efectivizar el pago.

Lo que no me cabe duda es que cuando el 182 aduce “diligencia” refiere a actos internos previos o posteriores al acto administrativo de trámite o de fondo, tendientes a su cumplimiento.

2|Sucesión de presentaciones

Con lo expresado intento aducir que la reticencia no surge del texto legal, a lo sumo surge de posiciones férreas del propio poder judicial, bastante alejadas de la justicia que requiere el caso.

Nótese que esta posición en extremo, lleva al absurdo que el contribuyente deba presentar un amparo por mora por “actos de impulso del procedimiento” como proveer una prueba; luego tenga que presentar otro amparo para que se dicte la resolución definitiva; finalmente, debería presentar otro amparo por mora para que dicha resolución se notifique (muchas veces sucede que el acto se emite y se acompaña al expediente, pero falta la notificación propia del procedimiento); por último un 4to amparo por mora para que el acto administrativo firme y notificado se cumpla.

De lo contrario, en la posición de la justicia, dictado el acto el contribuyente debería iniciar el “cobro de pesos”, expediente de trámite ordinario que demora muchísimo tiempo.

Existe una obligación del Estado de expedirse, no es facultativo, al punto tal que se prevén sumarios ante el incumplimiento (artículo 17 del decreto-ley 1.285/58).

Si esto no es premiar la ineficiencia, desidia y hasta mala fe de los Organismos, muchas veces provocadas intencionalmente al contribuyente como castigo por hacer valer sus derechos en la justicia, pues entonces no sabría cómo encuadrarlo.

3|La solución está en la ley

En el presente, ni siquiera se necesita forzar una interpretación de un texto legal para “hacer justicia”. Las herramientas están en la ley, son claras y contundentes. Solo falta que los tribunales se ajusten a la evolución del derecho.

No hay que innovar, pero aunque hubiera que hacerlo, recordemos que la CSJN en “Siri” y “Kot” dejó bien clara la preponderancia de la realización de los valores de justicia y protección de derechos de los ciudadanos por sobre las reglas procesales o procedimentales (en aquel momento se decía que el habeas corpus solo era viable respecto de personas privadas de su libertad corporal sin orden de autoridad competente). Así nació pretorianamente el amparo. Ahora se exige algo similar con el amparo por mora.

Dejá tu comentario