Blair dejó un país con mayor poder militar

Opiniones

Al abandonar su cargo en los próximos días, Tony Blair deja resuelta una decisión crucial para el sistema de defensa británico: la renovación de su flota de submarinos dotados con misiles nucleares.

Antes de ello, este mismo año, entrará en servicio un supersubmarino de la Royal Navy valuado en 2.400 millones de dólares que sería el más potente del mundo en su nivel de los grandes sumergibles de clase Premiership. The Astute es el primero en su tipo construido en más de dos décadas.

Puede acercarse a costas sin ser detectado y hasta escuchar conversaciones por celulares. Desde el Canal de la Mancha, puede detectar cruceros de larga distancia y tiene 7.200 toneladas. Para la Marina británica será esencial en la lucha contra el terrorismo, puede transportar fuerzas especiales en minisumergibles, que a su vez podrán disparar los misiles Tomahawk a distancias de 1.400 millas.

Pero la decisión estratégica de largo plazo es la mencionada renovación de la flota de submarinos con capacidad nuclear. Se trata de una capacidad esencial de las fuerzas armadas inglesas -el primer submarino británico con misiles nucleares del tipo Polaris comenzó a navegar en 1969- que mantendrán así la segunda o tercera flota del mundo de este tipo. La primera es sin dudas la de EE.UU. y la segunda la rusa, pero los adelantos tecnológicos que incluirán los nuevos submarinos británicos, superarán a los rusos.

Actualmente, la Royal Navy cuenta con cuatro submarinos armados con misiles nucleares Trident, cuyos nombres son Vanguard, Victorius, Vigilant y Vengeance. El más antiguo de ellos (el primero) entró en servicio en 1993 y el más moderno (el último) en 1999

  • Alcance

    Los misiles nucleares Trident D-5t de procedencia estadounidense, tienen un alcance de 12.000 kilómetros, un largo de 13,42 metros y un peso de 59.090 kilos y cada submarino puede llevar varias decenas de ellos.

    Estos son los submarinos que serán renovados y que constituyen una fuerza estratégica, que recibe órdenes directamente del poder político en una crisis. Cabe recordar que este tipo de submarino fue desplazado durante la Guerra de Malvinas en 1982 al teatro de operaciones y que en los años setenta, cuando la administración laborista temió un conflicto por las islas, también lo hizo, como se ha sabido recientemente.

    La Royal Navy tiene otros diez submarinos -más otros tres en construcción-que utilizan propulsión nuclear, pero que no llevan misiles nucleares y que integran la línea de mando de la flota de mar.

    El Reino Unido viene aumentando su presupuesto de defensa en forma sostenida, el que pasó de 60.000 millones de dólares anuales en 2000 a 67.000 para el presupuesto que será aprobado. El presupuesto ha aumentado, mientras el personal se sigue reduciendo gradualmente, pese a las exigencias de conflictos como el de Irak y Afganistán. La conclusión es clara, el gasto per cápita va aumentando porque se sigue asignando prioridad a la superioridad tecnológica, algo que se ha puesto en crisis tanto en los dos conflictos mencionados como en la reciente ofensiva israelí en el Líbano contra Hizbollah.

    Estas cifras dan una idea de la importancia que tiene el contrato para construir los nuevos submarinos con misiles nucleares, que será de aproximadamente 50.000 millones de dólares.

    Pero cabe señalar que se prevé que los nuevos submarinos entrarán en servicio entre 2024 y 2025, con lo cual su ejecución es de largo plazo y llevará cerca de dos décadas

  • Contrato importante

    Además de constituir una importante decisión estratégica que anticipa que Gran Bretaña seguirá siendo una potencia militar con capacidad de disparar misiles nucleares en cualquier parte del mundo -capacidad que por ejemplo China no tiene-es un contrato muy importante para el mundo de los negocios.

    Es así como el mayor contratista de defensabritánico, BAE Systems se ha asociado con Carlyle uno de los contratistas estadounidenses más importantes, para lograr la adjudicación del mayor contrato de la historia por su monto en el sistema militar británico.

    El objetivo de esta asociación es crear un «supercontratista» que además de construir los nuevos submarinos portadores de misiles nucleares, pueda hacerse cargo también del mantenimiento y renovación de los buques de superficie de la Royal Navy.

    Es interesante como este tipo de alianza industrial, es una manifestación más de la histórica alianza militar británicoestadounidense, ya que no se ha planteado la posibilidad de un proyecto europeo, con tecnología francesa y alemana, aunque es cierto que en submarinos nucleares la ventaja tecnológica de EE.UU. es importante sobre el resto el mundo, como en casi todos los rubros de la industria de defensa en términos de modernización y tecnología.

    En un contrato de menor envergadura, la compañía de defensa británica QinetiQ, que obtuvo un contrato de la OTAN para establecer un sistema criptográfico sensitivo e invulnerable, decidió compartirlo con otra empresa europea (Elan), ante la necesidad de contar con más expertos en investigación, software e ingenieros en telecomunicaciones. En síntesis, el contrato para renovar la flota de submarinos con misiles nucleares que deja definido Tony Blair antes de dejar el poder, no sólo es el mayor por su monto en la historia del Reino Unido, sino que ratifica la decisión de este país de seguir siendo potencia mundial en el largo plazo.

    (*) Director del Centro de Estudios Nueva Mayoría
  • Dejá tu comentario