Bolsa de Brasil: ¿a felicidade… tem fin?

Opiniones

El mercado brasileño sin duda se ha transformado en el mercado vedette de la región. En lo que va del año 2007, el índice Bovespa acumula un rendimiento de 23%, seguido por la Bolsa mexicana con una utilidad de 18%, convirtiéndose estos dos mercados en los más atractivos para los inversores extranjeros.

En la presente nota desarrollaremos el análisis de la Bolsa de Brasil, donde propondremos parámetros que debemos tener presentes para considerar el potencial del avance, al mismo tiempo que trataremos de identificar los valores de soportes que serán los que nos podrían anticipar el inicio de un proceso correctivo mayor.

EL ANALISIS

Como la mayoría de los mercados de la región, el año 2002 ha marcado un piso de trascendencia para el índice Bovespa en torno a los 8.224 puntos, que puso fin a todo el proceso correctivo iniciado a comienzos del año 2002 en torno a los 19.046 puntos. A partir de entonces ha dado inicio un importante bull market para la Bolsa de Brasil que en término de reales acumula una utilidad de 650%, mientras que en términos de moneda fuerte (dólares) la utilidad desde el piso del año 2002 supera 1.000% de crecimiento pasando desde niveles de 2.100 dólares en 2002 a valores históricos de 28.800 dólares. La pregunta que le surgirá al lector es si este bull market del mercado brasileño aún puede continuar extendiéndose o si, por el contrario, debemos ya como inversor tomar nuestros recaudos asumiendo que un techo de importancia se encuentra cercano y que por lo tanto un proceso correctivo parcial a este vigoroso bull market puede quedar habilitado. En relación a ello debemos decir que, desde nuestro punto de vista técnico, la Bolsa de Brasil se encontraría ya en un tramo final de avance dentro de su ciclo alcista iniciado en el año 2002 y por si bien podemos tener algunas semanas más de avances, el inversor ya debería tomar sus recaudos y trabajar en la operatoria de este mercado de manera muy selectiva y con stops bien cercanos.

En efecto, desde el punto de vista de nuestro modelo de análisis (Elliot Wave) en los mínimos del año 2002 en torno a los 8.224 puntos el índice Bovespa habría iniciado un ciclo alcista de largo plazo. Este ciclo alcista debería cumplir una secuencia estructural de cinco movimientos que serán etiquetados en números y de la siguiente forma: una onda 1 alcista, luego una onda 2 correctiva, posteriormente una onda 3 alcista, más tarde una corrección en onda 4 para que finalmente se materialice el movimiento de avance en onda 5, el cual cumplimentará la secuencia del ciclo alcista en fuerza desde el año 2002.

Como veremos en la gráfica-Nº1, el etiquetado que hacemos para el índice Bovespa desde el piso de 2002 sería el siguiente: el avance desde los mínimos de 8.224 vistos en octubre de 2000 a los máximos de enero de 2004 en torno a los 24.518 sería la onda 1 alcista, la baja desde los máximos de 24.518 puntos a los mínimos de mayo de 2004 en torno a los 17.601 sería la onda 2 correctiva, la subida desde los mínimos de 17.601 a los máximos de 46.752 puntos vistos en febrero de este año sería la onda 3 alcista, el recorte desde los máximos de 46.752 puntos a niveles de 41.117 vistos en marzo de este año sería la onda 4 correctiva y desde esos mínimos se encontraría en fuerza la onda 5 alcista.

Desde nuestro punto de vista, este movimiento alcista a partir de los mínimos de marzo pasado en torno a los 41.117 puntos si bien se encuentra en avanzado desarrollo, el mismo se encontraría aún incompleto a los máximos de 55.000 puntos conseguidos en el mes de junio que terminó. En efecto, creemos que este movimiento en onda 5 alcista desde los mínimos de 41.117 debería tener idealmente el mismo recorrido que tuvo la subida de la onda 1 (8.224/24.518). Tal proyección nos daría un objetivo de avance para la onda 5 en torno a los 57.000-57.500 puntos. Creemos que recién con un acceso del índice Bovespa hacia los niveles de objetivos mencionados, estaremos en condiciones de considerar que todo el ciclo alcista desde los mínimos del año 2002 se encuentra completo y que, por lo tanto, un proceso correctivo mayor, definido por el avance previo pueda quedarfinalmente habilitado; ello sería con la intención de llevar los precios mínimamente de regreso hacia los 44.000-41.000 y potencialmente hacia los 37.000-35.000 puntos hacia el próximo año 2008.

En el corto plazo, la zona de 53.000-52.500 es un soporte de importancia que se encuentra representado por la línea inferior de un canal alcista iniciado en los mínimos de marzo pasado en torno a los 41.117 (ver gráfico Nº2). Mientras esta zona de soporte mencionada no sea quebrada ante debilidades de corto plazo del índice, esperamos que el accionar alcista del índice pueda extenderse para finalmente alcanzar valores superiores a los 55.000 puntos, hacia el objetivo arriba mencionado en torno a los 57.000-57.500 puntos. Actualmente sólo en caso de que veamos una inflexión bajista inmediata debajo de la zona de soporte mencionado en torno a los 53.000-52.500 puntos se estarán comprometiendo las chances de ver subidas hacia los 57.000-57.500 puntos y entonces estaremos evaluando la alternativa que un techo de importancia haya sido ya conseguido en este mercado y que el proceso correctivo mayor al menos hacia la zona de 44.000-41.000 puntos haya quedado habilitado.

En relación con lo mencionado, resulta clave seguir de cerca el comportamiento de la acción de PBR (Petrobras) ya que esta acción tiene una incidencia significativa en el índice de 14%. En este sentido, se recomienda tener presentes los soportes de 118.5-114.7 en el ADR, mientras esta zona de soporte no sea quebrada podremos especular con una continuación alcista de los precios hacia un objetivo bastante ambicioso en torno a los 135-138 dólares; evento que ayudaría al índice Bovespa buscar los objetivos más ambiciosos propuestos en torno a los 57.000-57.500 dólares. Sin embargo, si ante inflexiones bajistas de la emisora por debajo de la zona de 114.7 deberemos considerar que un recorte mayor en esta acción ha quedado habilitado y seguramente ello incidiría en el comportamiento y la tendencia del Bovespa hacia las próximas semanas e incluso los próximos meses.

En tanto, no debemos descuidar el comportamiento del tipo de cambio brasileño, ya que éste se encuentra también en zona de importante soporte. Creemos que la zona de 1.9-1.85 debería contener la fuerte apreciación de la moneda brasileña frente al dólar y desde esos valores debería iniciarse una importante recuperación de la moneda estadounidense; evento que también incidiría en un cambio de tendencia para la Bolsa. Estaremos atentos entonces...

Dejá tu comentario