Tres carteras para sacarles el jugo a los CEDEARs

Opiniones

Mientras el letargo del mercado argentino se profundiza, los Certificados de Depósitos Argentinos (CEDEARs) son los activos al que apuntan todos los reflectores.

Mientras el letargo del mercado argentino se profundiza, los Certificados de Depósitos Argentinos (CEDEARs) son los activos al que apuntan todos los reflectores. El boom de estos instrumentos es palpable con solo ver dos métricas: el volumen negociado en ellos creció 218% en dólares en los últimos 12 meses, y en abril explicaron el 72% del monto operado en renta variable (33 p.p. más que hace un año), relegando a las acciones argentinas a un rol de reparto.

¿Qué hay detrás de la euforia de estos vehículos que permiten invertir en acciones del exterior? Encontramos básicamente la apatía en activos domésticos. Acciones anémicas desde hace 2 años y bonos que no levantaron cabeza después del canje del año pasado son parte de la explicación. La otra cara de la moneda se vincula con el siempre presente interés de obtener una cobertura frente a los vaivenes del tipo de cambio.

Con esto en mente, sin la posibilidad de que los instrumentos tradicionales ofrecieran refugio ante la inestabilidad en la brecha cambiaria durante gran parte de 2020, ahorristas e inversores buscaron destinos más exóticos sin riesgo idiosincrático. Los cambios regulatorios que BYMA introdujo el año pasado (cambios en los ratios de conversión y unidad mínima de negociación) terminaron de abrir el juego a todo el público.

La posibilidad de poner un pie en Nueva York, sin embargo, no está exenta de los desafíos de siempre vinculado a inversiones. La mayor oferta de alternativas no responde la pregunta única, íntima e intransferible: ¿qué acción o portafolio es el más adecuado para mí? El perfil de riesgo, las preferencias personales y el horizonte temporal son determinantes a la hora de buscar una aproximación para abarcar ese interrogante.

A pesar de las dificultades del caso, podemos ensayar un atajo y pensar tres carteras con objetivos bien definidos: una defensiva, una que priorice el cobro de dividendos y otra más bien temática o de tendencia.

Liquidez y bajo beta, las claves de una cartera poco volátil

En EE.UU., las empresas de utilities son los vehículos ideales para construir un refugio debido a su baja volatilidad y renta vía dividendos. Como no hay CEDEARs con liquidez de este sector, tenemos que recurrir a otro enfoque para cuidar el capital.

Y esa idea es sinónimo de un “beta” bajo. Este indicador indica la sensibilidad de un papel ante cambios en una cartera de mercado (índice S&P 500). A mayor beta, mayor exposición al riesgo sistemático, y viceversa. Y en cuanto a CEDEARs en particular, la liquidez se vuelve otro criterio contundente para evitar convalidar spreads elevados de compra-venta.

Combinando estas 2 métricas, podemos seleccionar papeles con precios más o menos estables en dólares (subyacente con baja volatilidad), pero que permitan una cobertura cambiaria. Comentamos brevemente cuatro candidatos.

Dentro de esta primera cartera, el más destacado sería Walmart (WMT), cuyo CEDEAR es uno de los que más bajo beta exhibe en la plaza. Esto no quiere decir que el precio no se mueva, sino que las variaciones son más suaves que las del promedio del mercado. El mayor retailer del mundo, con presencia en 24 países, no es solo una apuesta a un negocio tradicional, sino que también es una jugada al desarrollo de su canal de e-commerce.

Amazon (AMZN) es otro activo que sobresale llamativamente por su bajo beta, a pesar de que la firma de e-commerce fundada por Jeff Bezos es parte de las tecnológicas llamadas “FAANG”. Los cambios de hábitos por la pandemia aceleraron la migración hacia las compras digitales. En los últimos 12 meses facturó USD 419.000 millones (+44% anual), mejorando sensiblemente el resultado operativo y el flujo de caja.

El tercer integrante del grupo ser un papel del sector de consumo básico como Procter & Gamble (PG), empresa líder de productos salud, cuidado personal e higiene que opera en más de 180 países. Si bien no es un papel con gran dividend yield (2,4%), la empresa tiene el logro de haber subido el dividendo por acción ininterrumpidamente durante los últimos 65 años.

Barrick Gold (GOLD) cumple los requisitos para ser el cuarto miembro del portafolio. Su naturaleza ligada al negocio de la minería de oro hace de este CEDEAR uno de los pocos con capacidad para capear una ola inflacionaria a nivel global. Barrick maneja operaciones en 5 de las 10 minas auríferas más grandes del mundo. Además de oro (78% de su negocio), el resto de su producción se basa en cobre, otro commodity con buenas perspectivas.

Empresas con altos dividendos

En el entorno actual de renovados miedos inflacionarios y de elevadas valuaciones en acciones, apuntar los cañones a acciones defensivas con dividendos generosos es una decisión prudente. El endulzante natural de los pagos períodicos en dólares es un digno sustituto de los instrumentos de renta fija, que hoy en el mundo ofrecen muy baja rentabilidad.

¿Qué empresas tenemos en el radar? Siempre procurando que la liquidez local no sea un problema, ponemos nuevamente el ojo sobre cuatro pretendientes.

Vale do Rio Doce (VALE) es la minera de hierro más grande del planeta. Con presencia en 27 países, esta empresa de origen brasileño, que también opera vías ferreasa y puertos, es una apuesta segura a la recuperación del precio de los commodities, tanto por el efecto de la aceleración del crecimiento como por un eventual shock inflacionario. El dividend yield de VALE es un dadivoso 7,2% anual en función a los últimos 12 meses.

Un segundo lugar podría ser ocupado por Pfizer (PFE), uno de los laboratorios que coproduce (junto a la biotecnológica BioNtech) la vacuna contra el COVID-19. Con una tasa de dividendos de 3,9% y un beta de 0,6, PFE se vuelve un instrumento atractivo.

AT&T (T) también llena el formulario. Con un dividend yield de 7,2% y un beta de 0,8, el gigante de los medios de comunicación que nació con el teléfono de Graham Bell es un activo para mirar siempre con atención. La última novedad que generó ruido fue el anuncio de la creación de una nueva empresa entre WarnerMedia (propiedad de AT&T) y Discovery para destronar del negocio de entretenimiento a gigantes como Netflix y Disney.

El cuarto CEDEAR de la cartera de dividendos podría ser Verizon (VZ). Esta compañía global de banda ancha y telecomunicaciones, y que es dueña de Yahoo!, paga 4,4% anual en dividendos a sus accionistas, además de ofrecer la comodidad de un negocio estable y, por lo tanto, de un bajo beta (0,4).

cedear.png

Un portafolio temático para seguir tendencias

La más agresivas de las propuestas involucra acciones más vertiginosas que las anteriores, con mayores riesgos, pero también con mayores recompensas.

No puede faltar Apple (AAPL), la empresa más valiosa del mundo con una capitalización bursátil de USD 2,1 billones. Los creadores del iPhone, segmento que representa la mitad de sus ingresos, están expandiendo rápidamente sus negocios. Una postal de los nuevos tiempos: en 2020 solo las ventas de Airpods (USD 23.000 millones) superaron los ingresos totales de compañías como Adobe, Uber, AMD, Spotify y Twitter, y estuvieron apenas por debajo de Netflix (USD 25.000 millones). La firma dirigida con Tim Cook es la tecnológica que más invierte con un pipeline de USD 430.000 millones durante los próximos 5 años.

El portafolio temático podría incorporar empresas de pagos digitales y con cierta relación al fenómeno de blockchain y criptoactivos. Por ejemplo, Visa (V), la compañía de tarjetas de crédito más conocida del planeta, informó que permitirá a sus usuarios pagar con criptomonedas respaldadas por el dólar. Al mismo tiempo, V permite aprovechar la tendencia de crecimiento de las transacciones en línea en tiempos de pandemia.

Square (SQ) es otra de las nuevas incorporaciones al panel de CEDEARs que podría ser parte de esta cartera. Se trata de un proveedor de servicios financieros fundado por Jack Dorsey, director ejecutivo de Twitter, que permite procesar pagos digitales. Su producto estrella es Cash App, un servicio de pago móvil que fomenta los pagos digitales peer-to-peer y con bitcoin.

El grupo lo podría cerrar Nvidia (NVDA), la compañía líder de semiconductores que diseña unidades de procesamiento de gráficos para la industria de gaming y de diseño, así como chips para informática. NVDA es uno de los papeles que mejor podría captar el fenómeno de la minería de criptomonedas en cuanto al uso intensivo del hardware.

En definitiva, los CEDEARs son un gran vehículo para, sin escalas, invertir de forma global como jugadores sofisticados. Si bien evitar el riesgo argentino colabora en la reducción del riesgo total de la cartera, no lo elimina por completo. El riesgo sistemático siempre está presente.

Por eso, es fundamental que cada inversor encuentre los papeles que mejor rol puedan desempeñar dentro de un portafolio balanceado alineado con el perfil de riesgo, las preferencias personales y el horizonte temporal. Las tres propuestas presentadas no son una recomendación, sino un ejemplo de cómo construir carteras con objetivos bien diferenciados.

(*) Head of Strategy de GMA Capital.

Dejá tu comentario