Por qué el Gobierno no puede levantar el cepo

Opiniones

El Gobierno no puede levantar el cepo por una simple razón: nadie le cree. Todas las experiencias de controles fuertes terminaron en crisis salvo una.

El Gobierno no puede levantar el cepo por una simple razón: nadie le cree. La confianza es uno de los elementos esenciales para que cualquier política económica que se emplee sea efectiva.

En los últimos 70 años, la argentina transcurrió el 80% del tiempo con controles de cambio y sólo un 20% con un mercado de cambios relativamente libre.

Todas las experiencias de controles fuertes terminaron en crisis salvo una: la salida del cepo de Macri, en diciembre del 2015. ¿Por qué solo Macri pudo salir de una situación de cepo sin crisis aguda hacia una de cambio libre? Porque al llegar al gobierno tenía credibilidad y pudo fijar expectativas de que podían venir políticas favorables para el crecimiento.

Esas expectativas no se materializaron y en la mitad de su mandato tuvo que caer en el FMI sólo para subsistir. Pero al momento de asumir contaba con toda la credibilidad necesaria como para fijar expectativas altamente positivas y poder levantar el cepo.

¿Qué quiere decir que un gobierno tenga credibilidad y cuáles son las consecuencias?.

Imaginemos por un segundo que a un gobierno al que nadie le cree establece medidas económicas muy favorables para el crecimiento. Esas medidas no serían efectivas porque no conseguirían generar los incentivos necesarios para que estas surtan su efecto.

Veamos un ejemplo extremo.

Imaginemos que el gobierno actual dispusiera que todas las empresas nuevas que se establezcan en el país no fueran a pagar impuesto a las ganancias por dos años y que las ya establecidas no pagarían aportes patronales por un año por cada empleado nuevo que contraten.

En condiciones normales estas medidas motivarían a la creación de nuevas empresas y a la toma de nuevos empleados.

Sin embargo, si nadie le cree al gobierno esto no surtiría ningún efecto.

¿Por qué? Porque todos se preguntarán si una vez establecidas esas empresas, el ejecutivo no cumpliría con su palabra y comenzara a cobrar ganancias de todas maneras. O si luego de haber contratado gente se diera marcha atrás con la idea de no cobrar aportes patronales.

Es por ello que el gobierno está atrapado. Porque para poder levantar el cepo necesitaría imponer un shock de confianza que no queda claro de donde lo puede sacar.

Solo tres días después de que el ministro de economía dijera que no iban a endurecer el cepo, desde el BCRA anunciaban que el cepo iba a ser endurecido.

Tenemos un Presidente que dijo muchas veces que él era contrario a la idea del cepo y habló sobre las consecuencias negativas de tener uno.

De igual modo, siempre habló en contra de una Reforma Judicial y hoy la está impulsando.

Cuando el valor de la palabra por parte del gobierno es nulo, no hay forma que establezca medidas que tiendan a promover el crecimiento.

En el caso puntual del cepo no hay forma de levantarlo sin que eso genere un salto grave en los precios y en consecuencia en la pobreza.

En conclusión, el gobierno está atrapado en un cepo que definitivamente no va a poder sostener hasta el 2023, y al mismo tiempo, nadie quiere cortar esos cables para desactivar esa bomba porque no quieren hacerse responsables y ni siquiera saben cómo hacerlo.

Todo indica que la bomba del cepo terminará explotando por su propia fuerza luego de una brecha cambiaria tan grande que paralice un montón de actividades económicas y no haya más remedio que dar un salto devaluatorio muy marcado, un salto inflacionario, y un salto en la pobreza. Y quizás esa crisis termine costando la propia viabilidad del gobierno.

Para terminar, quiero invitarlos a que se descarguen una guía con tres consejos 100% prácticos que los van a ayudar a tomar mejores decisiones de inversión. Pueden descargarla gratis en el siguiente link: "Guía de consejos para inversión".

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario