4 de noviembre 2023 - 00:00

De la empresa a la sociedad: el impacto del conocimiento compartido

El rol de las empresas en medio de una era de avanzada tecnológica sin escalas no puede quedar atrás. En este marco, es importante saber cómo incorporar nuevos conocimientos y democratizar la educación.

Las empresas requieren actualizaciones en tecnología para mantenerse dentro de la competencia.

Las empresas requieren actualizaciones en tecnología para mantenerse dentro de la competencia.

En un mundo en el que la tecnología va cada vez más rápido y la dependencia de lo digital crece, emerge un riesgo: que la velocidad agrande la brecha de conocimiento y que sean cada vez menos los que tienen los conocimientos necesarios para los trabajos del futuro. Según el World Economic Forum, más del 75% de las compañías a nivel global buscan incorporar tecnologías como big data, cloud computing o Inteligencia Artificial (IA) en los próximos cinco años, lo que creará un desafío para quienes no tengan habilidades en esos temas.

En este contexto, las empresas deberán ser conscientes del rol que tendrán en el acompañamiento de los trabajadores durante el proceso de adopción tecnológica. Así es como emerge el concepto de "empresa-escuela", una filosofía empresarial que implica compartir activamente con el mundo exterior el conocimiento interno que una compañía acumula y resguarda, trascendiendo las fronteras tradicionales de la educación y la colaboración.

Las compañías, en su búsqueda constante de ventajas competitivas, a menudo atesoran un mundo de conocimiento interno, ya sea sobre sus productos y servicios, su experiencia en el mercado, sus procesos de negocio, o su cultura organizacional y formas de liderazgo. Las organizaciones acumulan información valiosa que, en muchos casos, permanece en gran parte desconocida para el público en general. El concepto de empresa-escuela desafía este status quo al reconocer que este conocimiento tiene el potencial de generar un impacto positivo mucho más allá de las paredes de la empresa.

En lugar de limitar el acceso a este conocimiento a unos pocos, las empresas-escuela se convierten en motores de aprendizaje y colaboración para todos. Esto se traduce en la apertura de programas de formación y recursos que no solo benefician a sus empleados internos o a candidatos a ingresar en la organización, sino que se extienden a sus clientes, socios comerciales y, en última instancia, a la sociedad en general. Este enfoque democratiza el acceso a la información y la educación, lo que a su vez amplía el impacto positivo que una empresa puede tener en su entorno.

Según datos de la CESSI, el empleo en la industria IT pasó de 20.000 puestos de trabajo en 2004 a más de 140.000 este año, un crecimiento exponencial que deja entre 10.000 y 15.000 plazas sin cubrir anualmente. En este contexto, una empresa-escuela puede fortalecer la relación entre la empresa y su entorno al contar con mayor acceso a recursos educativos de alta calidad e información valiosa. Así, la comunidad se empodera y se convierte en una fuerza motriz para el progreso, adoptando las nuevas tecnologías de forma más ágil y respondiendo a la crisis de falta de talento tecnológico.

Como algunas compañías del sector, desde nuestra empresa abrimos las puertas al conocimiento y, a través de nuestra escuela Crisalis, brindamos la oportunidad a toda la comunidad de formarse con cursos de programación, liderazgo, innovación, design thinking, entre otros, tanto para nuestro propio equipo, nuestros clientes, y cualquier persona que quiera encontrar herramientas para evolucionar en sus empleos.

Además de la ventaja competitiva, las compañías que aspiran a ser escuela queremos contribuir con la creación de sociedades más educadas y resilientes. Al compartir nuestro conocimiento, desafiamos la noción de que el éxito empresarial debe medirse sólo en términos de ganancias, recordándonos que las empresas podemos ser motores de cambio social y cultural.

Según un informe realizado por Accenture, el 73% de las empresas de todo el mundo están priorizando la IA sobre el resto de las inversiones digitales con el objetivo de mejorar la resiliencia operativa en este nuevo entorno. Hoy es la IA, pero mañana seguirán surgiendo otras nuevas tecnologías que requerirán de una adaptación ágil. Al abrazar el concepto de empresa-escuela, no solo amplían su impacto, sino que también se convierten en arquitectos de un futuro en el que el aprendizaje y la colaboración son motores del progreso.

CEO de Finnegans

Dejá tu comentario

Te puede interesar